Como estudiar La Biblia (John MacArthur)

A continuación presentamos principios prácticos que lo ayudarán a aprovechar al máximo el estudio de este “manual divino”. Estos principios ayudarán a responder a la pregunta más importante de todas: “¿Con qué limpiara el joven su camino?” El salmista responde: “Con guardar tu palabra” (Sal. 119:19)

¿Por qué es importante estudiar la Biblia?

¿Por qué es tan importante la Palabra de Dios? Porqué contiene la mente y la voluntad de Dios para su vida (2 Ti. 3:16,17). Es la única fuente de autoridad divina y absoluta para usted quien es siervo de Jesucristo.

Es infalible en su totalidad: “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.” (Sal. 19:7).

Es inerrante en sus partes: “Toda palabra de Dios es limpia; El es escudo a los que en él esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, Y seas hallado mentiroso.” (Pr. 30:5, 6).

Está completa: “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” (Ap. 22:18, 19).

Tiene la autoridad final: “Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos. “ (Sal. 119:89).

Es totalmente suficiente para sus necesidades: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Ti. 3:16, 17).

Llevará a cabo lo que promete: “así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.” (Is 55:11).

Provee la certeza de su salvación: “El que es de Dios las palabras de Dios oye…” (Jn 8:47; cp. 20:31).

¿Cómo me beneficiare de estudiar la Biblia?

Cada semana se imprimen millones de páginas de material. Miles de libros nuevos son publicados cada mes. Esto no sería sorprenderte para Salomón quien dijo “…sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros…” (Ec. 12:12).

Aún con la riqueza de libros y ayudas de computadoras hoy día, la biblia permanece siendo la única fuente de revelación divina y poder que puede sustentar a los cristianos en su “caminar diario con Dios” Note estas promesas significativas en las escrituras.

La Biblia es la fuente de verdad: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” (Jn. 17:17).

La Biblia es la fuente de bendición de Dios cuando es obedecida: Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan. (Lc. 11:28).

La Biblia es la fuente de victoria: “…la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Ef. 6:17).

La Biblia es la fuente de crecimiento: “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 P. 2:2).

La Biblia es la fuente de poder: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.” (Ro. 1:16).

La Biblia es la fuente de guía: “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.” (Sal. 119:105).

¿Cuál debe ser mi respuesta a la Biblia?

Debido a que la Biblia es tan importante y a que proporciona beneficios eternos sin paralelo, entonces estas deben ser sus respuestas:

Créala (Jn. 6:68, 69)

Hónrela (Job 23:12)

Ámela (Sal. 119:97)

Obedézcala (1 Jn. 2:5)

Guárdela (1 Ti. 6:20)

Peleé por ella (Jud. 3)

Predíquela (2 Ti. 4:2)

Estúdiela (Esd. 7:10)

¿Quién puede estudiar la Biblia?

No toda persona puede ser un estudiante de la Biblia. Evalúese a sí mismo a la luz de estos requisitos necesarios para estudiar la Palabra de Dios con bendición:

–          ¿Es salvo por fe en Jesucristo (1 Co. 2:14-16)?

–          ¿Tiene hambre por la Palabra de Dios (1 P. 2:2)?

–          ¿Está escudriñando la Palabra de Dios con diligencia (Hch. 17:11)?

–          ¿Está buscando la santidad (1 P. 1:14-16)?

–          ¿Está lleno del Espíritu (Ef. 5:18)?

La pregunta más importante es la primera. Si nunca ha invitada a Jesucristo a ser su Salvador personal y el Señor de su vida, entonces su mente está cegada por Satanás a la verdad de Dios (2 Co 4:4). Si Cristo es su necesidad deje de leer en este momento y con sus propias palabras, en oración, vuélvase del pecado hacia Dios: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Ef. 2:8, 9).

¿Cuáles son los principios elementales del estudio bíblico?

El estudio bíblico personal, en precepto, es sencillo. Quiero hablarle de cinco pasos para el estudio bíblico que le darán un patrón a seguir.

PASO 1 – Leer. Lea un pasaje de las escrituras repetidamente hasta que entienda su tema, lo cual quiere decir la verdad principal del pasaje. Isaías dijo: “¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿a los arrancados de los pechos? Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá” (Is. 28:9, 10).

Desarrolle un plan de cómo leerá a lo largo de la Biblia. A diferencia de la mayoría de los libros, probablemente no la ha leído de principio a fin. Hay muchos planes de lectura de la Biblia que están disponibles, pero a continuación le presento uno que he hallado útil.

Lea de manera continua todo el Antiguo Testamento por lo menos una vez al año. Conforme lee, anote en los márgenes cualquier verdad que usted quiera recordar en particular, y escriba por separado cualquier cosa que no entienda de manera inmediata. Con frecuencia a medida que lee, encontrará que muchas preguntas son respondidas por el texto mismo. Las preguntas a las cuales no pueda encontrar respuestas se vuelven puntos iniciales para un estudio más profundo, usando comentarios u otras herramientas de referencia.

Siga un plan diferente para la lectura del Nuevo Testamento. Lea un libro a la vez repetidamente durante un mes o más. Esto lo ayudará a retener lo que hay en el Nuevo Testamento y no siempre tendrá que depender de una concordancia para encontrar cosas.

Si quiere tratar con esto, comience con un libro corto, tal como Primera de Juan, y léalo de principio a fin sin detenerse diariamente durante treinta días. Entonces al final de ese tiempo sabrá lo que hay en el libro. Escriba en tarjetas el tema principal de cada capítulo. Al referirse a las tarjetas conforme lleva a cabo su lectura diaria, comenzará a recordar el contenido de cada capítulo. De hecho desarrollara una percepción visual del libro en su mente.

Divida los libros que son más largos en secciones cortas y lea cada sección diariamente durante treinta días. Por ejemplo: el Evangelio de Juan tiene 21 capítulos, divídalo en tres secciones de siete capítulos cada una. Al final de un periodo de noventa días, terminara Juan. Para variar, alterne libros cortos y largos, y en menos de tres años habrá terminado el Nuevo Testamento en su totalidad ¡Y realmente lo conocerá!

PASO 2 – Interpretar. En hechos 8:30, Felipe le pregunto al eunuco etíope: “¿Entiendes lo que lees?” O dicho de otra manera: “¿Qué quiere decir la Biblia por lo que dice?” No es suficiente leer el texto y entrar directamente a la aplicación; primero debemos determinar lo que quiere decir, o de lo contrario la aplicación podrá ser incorrecta.

Conforme lee las Escrituras, siempre mantenga en mente una pregunta sencilla: “¿Qué quiere decir esto?” Responder a esta pregunta requiere el uso del principio de interpretación más elemental, llamado la analogía de la fe, el cual le dice al lector que “interprete la Biblia con la Biblia”. Deje que el Espíritu Santo sea su maestro (1 Jn. 2:27), escudriñe las Escrituras que Él ha escrito, use referencias cruzadas, compare pasajes, emplee concordancias, índices y otras fuentes de ayuda. Para aquellos pasajes que aún permaneces oscuros, consulte a su pastor o a hombres piadosos que han escrito en esa área en particular.

Errores que evitar

Conforme interprete las Escrituras, varios errores comunes se deben evitar.

1-      No llegue a una conclusión a expensas de la interpretación apropiada. Esto es, no haga que la Biblia diga lo que usted quiere que diga, sino que más bien deje que diga lo que Dios quiso que dijera cuando la escribió.

2-      Evite la Interpretación superficial. Ha escuchado a personas que dicen: “Para mí, este pasaje quiere decir”, o “Siento que esto dice…” El primer paso que debe dar al interpretar la Biblia es reconocer las cuatro áreas que tenemos que estudiar: idioma, cultura, geografía e historia (vea más adelante).

3-      No espiritualice el pasaje. Interprete y entienda el pasaje en su sentido normal, literal, histórico, gramatical, tal como entendería cualquier otra porción de literatura que estuviera leyendo hoy día.

Áreas que estudiar

Los libros de la Biblia fueron escritos hace muchos siglos atrás. Para que podamos entender hoy día lo que Dios estaba comunicando entonces, hay varias áreas que necesitan entenderse: el aspecto del idioma, el cultural, el geográfico y el histórico. La interpretación apropiada, entonces, toma tiempo y esfuerzo disciplinado.

  1. Idioma. La Biblia fue originalmente escrita en griego, hebreo y arameo. Con frecuencia, entender el significado de una palabra o frase en el idioma original puede ser la clave para interpretar correctamente un pasaje de las Escrituras.
  2. Cultura. El aspecto de la cultura puede ser confuso. Algunas personas tratan de usar diferencias culturales para anular los mandamientos bíblicos más difíciles. Reconozca que en primer lugar, las Escrituras deben ser vistas en el contexto de la cultura en la cual fue escrita. Sin un entendimiento de la cultura judía del primer siglo, es difícil entender los Evangelios. Hechos y las epístolas se deben leer a la luz de las culturas griega y romana.
  3. Geografía. Un tercer aspecto que necesita ser estudiado es la geografía. La geografía bíblica hace que la Biblia cobre vida. Un buen atlas de la Biblia es una herramienta de referencia con un valor inestimable, que puede ayudarlo a comprender la geografía de la Tierra Santa.
  4. Historia. También debemos estudiar el aspecto de la historia. A diferencia de las escrituras de la mayoría de las religiones del mundo, la Biblia contiene el registro de personas y acontecimientos históricos. Un entendimiento de la historia bíblica nos ayudará a colocar a las personas y los acontecimientos en su perspectiva histórica apropiada. Un buen diccionario bíblico o enciclopedia bíblica es útil para esto, como lo son los estudios históricos elementales.

Principios a entender

Cuatro principios deben guiarnos conforme interpretamos la Biblia: literal, histórico, gramatical y síntesis.

  1. El principio literal. Las escrituras se deben entender en un principio literal, normal y natural. Mientras que la Biblia contiene un lenguaje figurado y símbolos, tiene intención de comunicar una verdad literal. No obstante, en general, la Biblia habla en términos literales y debemos permitir que hable por sí misma.
  2. El principio histórico. Esto quiere decir que interpretamos un pasaje en su contexto histórico. Debemos preguntar lo que el texto significo para las personas a quienes fue inicialmente escrito. De esta manera podemos desarrollar un entendimiento contextual apropiado de la intención original de las Escrituras.
  3. El principio gramatical. Esto requiere que entendamos la estructura gramatical básica de cada oración en el idioma original. ¿A quién se refieren los pronombres? ¿Cuál es el tiempo del verbo principal? Cuando hace algunas preguntas sencillas como estas, descubrirá que el significado del texto se vuelve inmediatamente más claro.
  4. El principio de síntesis. Esto es lo que los reformadores llamaron analogía scriptura. Quiere decir que la Biblia no se contradice a sí misma. Si llegamos a una interpretación de un pasaje que contradice una verdad enseñada en otras partes de las escrituras, nuestra interpretación no puede ser correcta. Las Escrituras se deben comparar con las Escrituras. Para descubrir su significado en su totalidad.

PASO 3 – Evaluar. Usted ha estado leyendo y a la vez haciéndose la pregunta: “¿Qué quiere decir la Biblia?” Después ha interpretado mediante la pregunta: “¿Qué quiere decir la Biblia?” Ahora es el momento de consultar a otros para asegurarse de que tiene la interpretación apropiada. Recuerde: “La Biblia nunca se contradice a sí misma”.

Lea introducciones a la Biblia, comentarios y libros acerca del contexto que enriquecerán su pensamiento por medio de esa iluminación que Dios le ha dado a otros hombres y le dará a usted a través de sus libros. En su evaluación, sea verdadero estudiante. Sea una persona que acepta la verdad de la Palabra de Dios, aunque le pueda causar que cambie lo que usted siempre ha creído o le cause que altere su patrón de vida.

PASO 4 – Aplicar. La siguiente pregunta es: “¿Cómo penetra y cambia mi propia vida la verdad de Dios?” Estudiar las escrituras sin permitirle que penetren hasta llegar a las profundidades de su alma sería como preparar un banquete sin comer lo que ha preparado. La pregunta que hacer es: “¿Cómo se aplican a mi vida las verdades y principios divinos contenidos en un pasaje, en términos de mi actitud y acciones?”

Jesús hizo la siguiente promesa a los que llevan su estudio bíblico hasta este punto: “Si sabéis estas cosas, bienaventurado seréis si las hiciereis” (Jn. 13:17).

Después de leer e interpretar la Biblia, usted debe tener un entendimiento elemental de lo cual la Biblia dice, y lo que quiere decir por lo que dice. Pero el estudio de la Biblia no termina ahí. La meta final debe ser que deje que le hable a usted y lo capacite para crecer espiritualmente. Esto requiere aplicación personal.

El estudio bíblico no está terminado hasta que nos preguntamos: “¿Qué quiere decir esto para mi vida y cómo puede aplicarlo de manera práctica?” Debemos tomar el conocimiento que hemos obtenido de nuestra lectura e interpretación y extraer los principios prácticos que se aplican a nuestra vida personal.

Si hay un mandato que debe ser obedecido, lo obedecemos. Si hay una promesa que debe ser recibida, la reclamamos. Si hay una advertencia que debe ser seguida, la escuchamos. Este es el paso final: Nos sometemos a las Escrituras y dejamos que trasformen nuestra vida. Si usted se salta este paso, nunca disfrutará su estudio bíblico y la Biblia nunca cambiará su vida.

PASO 5 – Comparar y relacionar. Esta última etapa relaciona la doctrina que usted ha aprendido en un pasaje o libro particular con verdades y principios divinos enseñados en otras partes de la Biblia para formar el marco general. Mantenga siempre en mente que la Biblia es un libro en 66 partes. Contiene varias verdades y principios enseñados una y otra vez de varias maneras y en circunstancias diferentes. Al comparar y relacionar referencias cruzadas, comenzará a edificar un sólido fundamento doctrinal por el cual vivir.

Y ahora, ¿qué?

El salmista dijo: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.” (Sal. 1:1-2).

No es suficiente sencillamente estudiar la Biblia. Debemos meditar en ella. En un sentido muy real le estamos dando a nuestro cerebro un baño, lo estamos lavando en la solución purificadora de la Palabra de Dios.

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Josué 1:8

Aquí está el pan que alimenta la vida
Que la muerte no puede atacar.
Las preciadas buenas de salvación,
Vienen a nuestros oídos de aquí.
La fortaleza de nuestra fe está aquí,
Y escudo de nuestra defensa.
Entonces no seáis como el cerdo que tenía
Una perla a su deseo.

Y se deleita más en el comedero
Y en revolcarse en el lodo.
No leáis este libro en ningún caso, Sino con un solo ojo.
No leáis sino para desear en primer lugar la
gracia de Dios,
Para entenderla así.
Ora aún en fe con respecto a esto,
Para llevar buen fruto así,
Para que el conocimiento pueda traer este efecto,
Para mortificar vuestro pecado.
Entonces feliz serás en toda tu vida,
Sea lo que sea que enfrentes.
Si, doblemente feliz serás,
Cuando Dios por muerte a vosotros llame.

(De la primera Biblia impresa en Escocia, 1576)

Anuncios

El “Ministerio” de Judas

Juan 15.20 “Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán…”

Si bien es cierto, que el Judas que traicionó al Señor Jesucristo, fue parte de un hecho histórico único sucedido hace 2000 años, podemos ver como hoy en día aparecen muchos “Judas contemporáneos” traicionando a la verdadera Iglesia.

1 ~Judas Convivió con Jesús durante todo su ministerio terrenal~ Judas duro los tres años junto a Jesús al igual que los otros discípulos. Sabía muy bien las palabras del Señor, conoció muy bien el ministerio del Señor en la tierra. No tenía escusa de no conocerlo. De igual forma los “Judas contemporáneos”, han conocido +degustado+ el ministerio, la fe, del evangelio, pero cuidado, no son verdaderos cristianos.

2 ~Judas era el tesorero, robaba frecuentemente~ Lo que hizo al final de la historia no fue nada nuevo, Judas administraba el dinero de los apóstoles y lo que era para los pobres y lo robaba solapadamente. Pasa igual con los “Judas contemporáneos” toman los dineros que recaudan en el nombre del Señor y los toman para sí, lo que debería ser dado a los hermanos en necesidad, a las viudas o huérfanos, o realmente para ser dado a verdaderos siervos del Señor, Los dineros del ministerio son desviados a sus propios bolsillos. Juan 12:6 “Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella.”

3 ~Judas se presentaba como piadoso, pero su interés era el dinero y no que adoraran al Señor ~ Esas caritas de “yo no fui” resplandecen en los “Judas contemporáneos”, dicen que todo es por una causa justa, que es para “la obra del Señor” pero la verdad es que no les no les importa que Dios sea adorado aunque lo aparentan, lo que realmente les importa es el ca$h. Judas 11 “!!Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré”.

4~Judas no tenía ningún problema con establecer relaciones con los enemigos del Maestro ~ Entraba y salía con los sacerdotes del Sanedrín, no le importaba que estos personajes odiaran al Señor, al igual los “Judas contemporáneos” hacen sus “alianzas ecuménicas”, no les importa codearse con los romanos enemigos de la cruz, con los políticos que son enemigos de la cruz, todo por ver que provecho para sí pueden lograr. Son mercenarios infiltrados, prostituidos por su avaricia. Usan el conocimiento que tienen del Señor para su “propio beneficio” (entre comillas). 2 Timoteo 3:5 “tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.”

5 ~La traición de Judas no era sorpresa para el Señor ~ de igual forma, no debe sorprendernos ver a los “Judas contemporáneos”, como solapadamente trabajan para sus intereses y solo ven la fe como fuente de ganancia y ser a la vez vasos de deshonra para el Señor. Romanos 9:21“¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?”

6 ~Por solo 30 monedas de plata traicionó al Maestro ~ (1 moneda equivalía a un denario, 30 denarios equivalentes según algunos estudiosos, a un salario promedio mensual en el tiempo del imperio Romano) No significaba mucho dinero en ese tiempo. Para los enemigos de Cristo, cuando le ofrecieron 30 monedas, lo que le decían a Judas era : Ese “Jesús no vale mayor cosa”, eso mismo pensó Judas cuando recibió esas 30 monedas. No lo amaba ni un poquito, por el contrario, era realmente su enemigo, los apóstoles y el Señor estuvieron “durmiendo con el enemigo” dentro del campamento. Lo mismo pasa con los “Judas contemporáneos” para ellos el Señor vale nada, duermen con los redimidos en el campamento, son los enemigos a sueldo. Marcos 14:11 Ellos, al oírlo, se alegraron, y prometieron darle dinero. Y Judas buscaba oportunidad para entregarle.”

7 ~Judas caminaba como discípulo, de hecho era uno de los apóstoles pero -no era convertido – regenerado – La fama del Señor hizo famosos a los discípulos, y todo el mundo les podía reconocer fácilmente, por su manera de vestir, de caminar y hablar. A Judas le reconocían todos, Igualmente, el día de hoy los “Judas contemporáneos” son famosos a causa del nombre del Señor, son muy populares, hablan textos bíblicos, hacen hasta milagros, cualquiera diría que son verdaderos siervos del Señor. Peo cuidado, son “Judas” y su cobre se hará evidente, si es que aún no lo han sacado. Juan 13:27 “Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, haz lo más pronto.”

8 ~Judas cumplió un plan divino – Tenía que haber un Judas que entregara al Maestro, esto estaba profetizado, al igual, hoy estos “Judas contemporáneos” deben también caminar entre nosotros, y deben cumplir también un plan divino en nuestro tiempo. 1 cor 11.19 “Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.”

9 ~Judas tuvo un falso arrepentimiento y luego se suicidó. Su final es muerte y condenación. Proverbios 14:12 “Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.”

10 ~QUE HACER CON ESTOS JUDAS CONTEMPORANEOS? NO LOS DEFIENDAS. NO SEAS COMPLICE DE ELLOS, NO SON DE NOSOTROS, NO TE ENGAÑES. 1 Juan 2:19 “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.” Pide a Dios que te de discernimiento. Mateo 24.4 “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe.” hay una promesa de discernimiento para el remanente en estos tiempos finales. Al igual que en el tiempo de Malaquías, los sacrificios que hacían eran deficientes, nadie hacia algo de balde. Todo lo hacían por sus propios intereses, aun así hubo un despertar entre el remanente, y Dios les dio esta promesa: Malaquías 3.16-18 “Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre. Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.”

Luis Alberto Rodríguez 

¿Qué es la sana Doctrina?

Tomado de Los Fundamentos de la Vida Cristiana

Sana DoctrinaHoy en día mucho se habla de la doctrina, más específicamente, de la sana doctrina. Pero ¿Qué es la sana doctrina? ¿Por qué es tan importante lo que creemos? ¿Por qué tenemos que poner tanto énfasis en la doctrina? ¿Qué tiene que ver la Sana Doctrina con nuestra vida cotidiana? ¿Cómo influye esta?

Primero, la palabra “doctrina” simplemente quiere decir  “enseñanza”, y la Palabra de Dios es esencialmente la enseñanza de Dios el Creador a nosotros Sus criaturas. Es llamativo que haya personas las cuales dicen que “no es importante la doctrina”. Pero, ¿será esto así a la luz de las Escrituras?

De ninguna manera, ¿Por qué? Principalmente porque la doctrina que creemos determina si somos salvos del pecado o no.

Pablo escribe en Romanos: “Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis entregados; y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.” Romanos 6:17-18

Los cristianos de Roma habían dado una obediencia de corazón al evangelio de la gracia al que habían sido encomendados, incluyendo toda la doctrina que Pablo enseña en este Carta. La doctrina correcta debería conducir a un deber correcto. Respondiendo a la verdad de que habían sido libertados del pecado vinieron a ser siervos de justicia.

La frase libertados del pecado no significa que ya no tenían una naturaleza pecaminosa. Tampoco significa que no cometiesen ya actos de pecado. El contexto muestra que se está refiriendo a liberad del pecado como el poder dominante en la vida.

También en las cartas pastorales el apóstol dice: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” 1 Timoteo 4:16

La integridad de un líder piadoso se resume en su santidad personal y su enseñanza pública. La perseverancia en predicar la verdad y vivir esa verdad, siempre acompaña a la idea de una conversión genuina.

El apóstol Juan en su segunda Carta nos dice: “Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo.” 2 Juan 1:9

Cuando Juan dice Cualquiera que se extravía, y no persevera en doctrina de Cristo, se refiere a los falsos maestros. Extraviarse aquí es transgredir, ir más allá de los límites definidos (1Co.4:6). Esto es lo que hacen las sectas y movimientos falsos: pretenden tener nueva luz, nuevas revelaciones y enseñar doctrinas que Dios no ha revelado en Su palabra.

Dos principios útiles para reconocer un movimiento sin Sana Doctrina es viendo su manejo con las Escrituras. Hay quienes dicen que la Biblia no es la palabra de Dios, sino que esta contiene la Palabra de Dios. Cuidado allí. Estas personas seguramente son liberales. El otro extremo son aquellos que afirman la autoridad de las Escrituras, pero también tienen la “revelación del ungido”. Esto es característico en los carismáticos. Los liberales niegan la supremacía de la Escritura. Y los carismáticos socavan su suficiencia. En palabras de Apocalipsis 22:18-19. Los liberales “quitan” y los carismaticos “añaden” a la revelación final dada por Dios, su santa palabra.

Estos no se mantienen en los límites de la revelación cristiana ni perseveran en la doctrina de Cristo, lo que significa las enseñanzas que Cristo mismo dio. Podría también significar todo lo que la Biblia enseña acerca de Cristo.

Asimismo otro principio que nos deja el apóstol Juan, es cuando enfatiza en el versículo 9 que un sectario puede pretender conocer a Dios, pero si no cree en la absoluta deidad y humanidad del Señor Jesús, no tiene a Dios en absoluto. Esta es una doctrina esencial del cristianismo. Quien niega esto de seguro no es cristiano. “Porque si no creéis que yo soy, en vuestros pecados moriréis.” Jn.8:24 (Comp. Jn.8:58; Ex.3:14)

Viendo en el libro de los Hechos, contemplamos como los primeros discípulos perserveraban en la Sana Doctrina de los apóstoles. (Hch.2:42). Esta es la esencia de la Sana doctrina: Las enseñanzas de los apóstoles y profetas bíblicos, fundamentadas en Jesucristo. Las cuales fueron dadas en las Escrituras una vez y para siempre. (1Co. 3:11; Ef.2:20; Jud.1:3)

Esto es tan significativo, que nuestras vidas cotidianas deben ser nutridas con la Sana Doctrina. Pablo dice en 1 Timoteo 4:6 “Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido.”

La alimentación continua con las verdades de las Escrituras es esencial para la salud espiritual de todos los cristianos (2Ti.3:16-17). Aquí “las palabras de la fe” es una referencia general a las Escrituras, la verdad revelada de Dios. “Buena doctrina” indica el tipo de teología que enseñan las Escrituras.

Otra causa por la cual es necesaria la Sana Doctrina es para beneficiarnos de su uso, aprendiendo a manejar bien la Palabra de Dios para ser obreros aprobador de Dios. “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.” 2 Timoteo 2:15

Dios nos manda constantemente a ocuparnos o retener la Sana Doctrina.

“Así que, hermanos, estad firmes, y retened la doctrina que habéis aprendido, sea por palabra, o por carta nuestra.” 2 Tesalonicenses 2:15

Esta exhortación directa fue un llamado a tener la respuesta correcta a las grandes verdades sobre las cuales acaba de escribir Pablo. En lugar de agitación deberían experimentar fortalecimiento y firmeza en su vida cristiana. En lugar de aceptar enseñanzas falsas deberían adherirse con fidelidad a la absoluta verdad.

Pablo a traves de sus cartas pastorales habla mucho de la Sana Doctrina y de la manera en que el cristiano debe enfatizar, guardar, ocuparse y retener a la misma. (1Ti.4:13; 2Ti.1:13) Si la doctrina no es importante como dicen, ¿Por qué Pablo nos habla tanto de ella a través de sus cartas?

El apóstol le dice a su discípulo Tito: “Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.” Tito 2:1

“Sana” significa saludable y es una palabra que Pablo utiliza nueve veces en las epístolas pastorales (cinco veces en Tito), siempre en el sentido de que la verdad produce bienestar y crecimiento espiritual.

Contrariamente es lo que sucede con la enseñanza falsa la cual menciona en su segunda carta a Timoteo: “Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.” 2 Timoteo 4:3-4

Esta es una profecía que señala que en los postreros tiempos, o sea en estos tiempos. Los hombres rechazaran la Sana Doctrina. El apóstol prevé un tiempo cuando la gente exhibirá una repugnancia evidente hacia la enseñanza saludable. Se apartaran de forma voluntarista de aquellos que enseñan la verdad de la Palabra de Dios.

Tendrán comezón de oír doctrinas placenteras, agradables, cómodas a su carne. Para satisfacer su concupiscencia por doctrinas novedosas y gratificantes. Apartaran de la verdad el oído de una manera que sacrificaran la verdad por las fabulas, esta última se refiere a las falsas ideologías, filosofías y perspectivas presentadas en una gran diversidad de formas, que se oponen a la doctrina sana.

Lamentablemente no es lo peor. Lo peor es que la consecuencia de no tener la Sana Doctrina es la abertura y exposición directa hacia la apostasía. Si uno se aparta de la Sana doctrina se abre a todo tipo de pecado y da muestra de que no ha sido salvo.

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios.” 1 Timoteo 4:1

La apostasía es la caída del fundamento de la fe. Figurativamente es el divorcio de la verdad y el compromiso con el error. Doctrinas de demonios, son doctrinas inspiradas por demonios. No necesariamente un apostata se convierta en ateo. Mayoritariamente estos mantienen una sutil apariencia de piedad, pero su doctrina se encuentra contaminada. La hecho de apostatar y/o mantenerse en la apostasía tiene consecuencias de condenación eterna. (2Ts.2:11-12; Hb. 6:4-6; 10:26-27; 2P.2:1-3)

Dios clasifica a los que se oponen a la Sana Doctrina con los demás pecadores que lo rechazan según 1 Timoteo 1:10, “…para los fornicarios, para los sodomitas, para los secuestradores, para los mentirosos y perjuros, y para cuanto se oponga a la sana doctrina.”

Muchos que se encuentran defendiendo falsas doctrinas suelen llamar “divisionarios” a aquellos que los exhortan e instan al arrepentimiento y regreso a la suficiencia escritural. Pero no se dan cuenta que aquellos que se apartan de la Sana Doctrina son los divisionarios, y no quienes los reprenden. Llega un momento donde debemos apártanos de los que causan divisiones en contra de la Sana Doctrina.

“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos.” Romanos 16:17

La solución de Dios a alguien que se encuentra en la apostasía, en falsas doctrinas, es apartarse de dichas personas y consecuentemente de dicha iglesia y buscar un lugar donde se lo alimente espiritualmente con la Sana Palabra de Dios. Si bien no existen iglesias perfectas. Si existen iglesias sanas doctrinalmente que anuncian todo el consejo de Dios. (Hch.20:27)

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.” 1 Timoteo 6:3-5

HE SANA DOCTRINA

Hasta el último round II

Si José hubiera tirado la toalla hoy nunca Israel seria lo que es. O talvez Tendría que venir todo por otro lado. No podría haber sido de ejemplo. Sin embargo vemos en su vida una lucha terrible hasta alcanzar la voluntad de Dios para su vida. Pero con la victoria como estandarte.

José. Joven común y corriente el cual peleaba por cumplir lo que Dios queria en su vida. Menor de doce hermanos. Los cuales lo despreciaban hasta el mismo límite de tirarlo a una cisterna y venderlo a unos comerciantes camino a Egipto. José sufrió los desprecios de sus propios hermanos, de gente la cual no conocía, y hasta la tentación de una mujer que se quiso acostar con el para tener relaciones sexuales.

Pero vemos en José un espíritu de esperanza, un espíritu de Fe, sobre aquello que Dios le había mostrado. ¿Quién no tiene sueños?  ¿Quién no tiene metas o expectativas? Todos los seres humanos los deberían tener al menos. Pero lo mas importante no es lo que vos quieras sino lo que Dios quiere. Su voluntad es mi sueño.

Cuando uno sabe quien es y hacia donde se dirige a través de la guía del Espíritu Santo, y cuando uno acata lo que viene de Dios, puede ir de su mano peleando hasta el último round.

La suma de la convicción de José y el plan de Dios para su vida hizo que este llegase adonde Dios le habia mostrado. ¡José fue una bendición siempre! Todo lo que hacia lo hacia prosperar, José hallaba gracia ante los ojos de un Guardia cárcel. José llego a ser gobernador de Egipto, segundo bajo faraón, le dio a comer a sus hermanos en épocas de gran hambre y siempre mediante las pruebas fue convincente en lo que Dios le había dado, su favor y la gran promesa que había sobre el y su generación. ¡Como todos los que amamos al Señor!

David. Hombre conforme al corazón de Dios. Joven con olor a ovejas, despreciado por sus hermanos y su padre. Creo sinceramente que cuando Samuel llego a la casa para ungir uno de los hijos de Isai para ser el futuro rey, (a David ni siquiera lo llamaron). David se llego a sentir el último orejón del tarro. Sin embargo, David desde ese día no fue el mismo. Después de esa unción se movió en la vida como lo que era. ¿Pero crees que le fue fácil llegar a ser rey? ¿Crees que no sufrió? David recibió marcas y afrontas sobre su vida, luego de vencer al mismo Goliat, sufrió una persecución implacable de Saúl. Luego fue levantado rey.

David se enfrentó con osos, con leones, con filisteos, con ejércitos. Paso angustias, paso miedo. Pero tenia algo que lo diferenciaba, tenia a Dios de su lado. La vida de David fue golpe tras golpe, hasta llegar al cinturón de campeón, de rey. Aunque casi pierde el cetro, Se mantuvo firme en lo que el era en  Dios, y lo que podía hacer con ello. El escritor de la mayoría de los salmos, en donde manifiesta todo los momentos de su vida, a través de la angustia, la alabanza, y la victoria.

El mismo señor Jesús mantuvo una lucha con Satanás cara a cara. Pero a través de los golpes de la palabra y el: “Escrito está” (Mateo 4:1-11) Lo venció irreversiblemente. Jesús vencería hasta la muerte. El hijo de Dios es el claro ejemplo a través de toda su vida lo que es la lucha en el ring de la vida. Con el propósito de afectar a los demás y mostrarles el camino a la vida eterna.

 Y volviendo a Timoteo nuevamente, alguien que muchas veces abra pensado tirar la toalla, al no tener voto de ninguno de sus pares, al sentirse despreciado sin respaldo. Por eso pablo le escribe: “Que nadie tenga en poco tu juventud” (1 Timoteo 4:12). Y eso también entra para nosotros hoy en día. Que nadie tenga en poco nuestra juventud. Seamos ejemplo de Jóvenes que sabemos a donde vamos, de jóvenes que tienen un camino, un destino y mucho fruto para dar de parte de Dios para glorificar a Cristo.

Si leíste hasta acá quiero que sepas que Dios tiene en nuestras vidas un plan, una voluntad única y perfecta. Si, tal vez lo sabias. Pero esta bueno que te lo haga recordar. Abro mi corazón para compartirte y decirte que sigas hasta el último golpe, hasta la última gota, si así fuesen sangre y lagrimas.

Y quiero que sepas que nuestro mayor entrenador es el señor Jesús, Él es quien esta al costado del ring y nos dice ¡vamos, un golpe más! ¡Ya lo tienes! ¡El, ella, las circunstancias no pueden contra ti! ¿Tienes sed? Ven a mí. ¿Estas cansado? Ven a mí. ¿Estas golpeado? Ven a mí. ¡Te doy las fuerzas! Ponete otra vez los guantes. Pero, ¡por favor sigue peleando mi campeón!, ¡hasta el último round!, ¡ya tenemos la victoria!

Aprendiendo a los pies del maestro

Un maestro como se conoce hoy, es aquella persona capacitada para educar a sus alumnos en cierto ámbito de estudio.

Todos hemos tenidos maestros, de todos nos llevamos algo, bueno, malo, regular, pero en fin algo que nos los hace recordar, es inevitable.

Los maestros simplemente cumplen esa función, ellos toman horas, y esas horas se dirigen a su ámbito de trabajo, a enseñar, a transmitir de sus conocimientos, siempre teniendo en cuenta que a fin de mes cobraran su sueldo.

Ahora me pregunto, ¿Hay un maestro que trabaje las 24hs?

Yo te respondería que no, nadie trabaja más de 8hs. Es una locura.

Pero si hay alguien que esta dispuesto a cubrir esas 24 horas, con la gran diferencia que lo que transmite siempre es bueno, fresco, agradable, el no toma horas, esta disponible siempre, ¡En todo momento! El no esta esperando un sueldo a fin de mes, es más el recompensa la obediencia con bendición. Maestro más agradable y bueno, no he conocido.

Nuestro maestro se llama Jesús, su inteligencia no es terrenal, su sabiduría es celestial. Nosotros siempre durante el transcurso de nuestra vida podremos aprender constantemente, pero siempre en sentido horizontal, Cuando involucramos a la sabiduría de El, la cual es vertical, porque proviene de Dios. No nos la revela carne ni sangre. Esto nos da una mezcla muy gratificante.

En la palabra encontramos un pasaje donde se encontraban dos mujeres. Una Marta, la otra Maria que habían recibido al señor en su casa. Marta preocupa por los quehaceres habituales de la casa estaba en su mundo, mientras que Maria, tranquila. Se había sentado a los pies del señor a escucharlo atentamente. Marta se le queja a Jesús reprochándole ¡que le diga algo! ¡Por lo menos que me ayude! A lo que Jesús le responde:

“Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” Lucas 10:42Imagen

 

¡Maria eligió la mejor opción! Si ella se levantaba a ayudar a su hermana jamás podría haber escuchado al maestro. ¡Adquirir su sabiduría, la cual no le será quitada!

Muchas veces nosotros preocupado por las cosas a nuestro alrededor dejamos pasar tiempo, tiempo que podríamos haber aprovechado para escuchar a nuestro señor, sea mediante su palabra, estudiandola, escuchando sermones, orando, meditando ¡Nos perdemos de esa palabra para nosotros! ¡Sabiendo que eso es lo que mas necesitamos! Sepamos que la mejor decisión que podemos tomar es estar atentos a lo que nos dice el señor, por que al fin al cabo el lo dijo una sola cosa es necesaria, la buena parte.” sepamos que nuestro futuro depende de lo que escuchamos, aplicamos y aprendemos hoy. Las enseñan, la sana doctrina de Jesús nos enseñan a prepararnos para vivir conforme a El. Su vida fue un ejemplo de sus enseñanzas, y nuestra vida debiera serlo también. ¡Que mejor que Aprender a los pies del maestro!