Como estudiar La Biblia (John MacArthur)

A continuación presentamos principios prácticos que lo ayudarán a aprovechar al máximo el estudio de este “manual divino”. Estos principios ayudarán a responder a la pregunta más importante de todas: “¿Con qué limpiara el joven su camino?” El salmista responde: “Con guardar tu palabra” (Sal. 119:19)

¿Por qué es importante estudiar la Biblia?

¿Por qué es tan importante la Palabra de Dios? Porqué contiene la mente y la voluntad de Dios para su vida (2 Ti. 3:16,17). Es la única fuente de autoridad divina y absoluta para usted quien es siervo de Jesucristo.

Es infalible en su totalidad: “La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.” (Sal. 19:7).

Es inerrante en sus partes: “Toda palabra de Dios es limpia; El es escudo a los que en él esperan. No añadas a sus palabras, para que no te reprenda, Y seas hallado mentiroso.” (Pr. 30:5, 6).

Está completa: “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” (Ap. 22:18, 19).

Tiene la autoridad final: “Para siempre, oh Jehová, Permanece tu palabra en los cielos. “ (Sal. 119:89).

Es totalmente suficiente para sus necesidades: “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” (2 Ti. 3:16, 17).

Llevará a cabo lo que promete: “así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.” (Is 55:11).

Provee la certeza de su salvación: “El que es de Dios las palabras de Dios oye…” (Jn 8:47; cp. 20:31).

¿Cómo me beneficiare de estudiar la Biblia?

Cada semana se imprimen millones de páginas de material. Miles de libros nuevos son publicados cada mes. Esto no sería sorprenderte para Salomón quien dijo “…sé amonestado. No hay fin de hacer muchos libros…” (Ec. 12:12).

Aún con la riqueza de libros y ayudas de computadoras hoy día, la biblia permanece siendo la única fuente de revelación divina y poder que puede sustentar a los cristianos en su “caminar diario con Dios” Note estas promesas significativas en las escrituras.

La Biblia es la fuente de verdad: “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.” (Jn. 17:17).

La Biblia es la fuente de bendición de Dios cuando es obedecida: Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan. (Lc. 11:28).

La Biblia es la fuente de victoria: “…la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” (Ef. 6:17).

La Biblia es la fuente de crecimiento: “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 P. 2:2).

La Biblia es la fuente de poder: “Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aquel que cree; al judío primeramente, y también al griego.” (Ro. 1:16).

La Biblia es la fuente de guía: “Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.” (Sal. 119:105).

¿Cuál debe ser mi respuesta a la Biblia?

Debido a que la Biblia es tan importante y a que proporciona beneficios eternos sin paralelo, entonces estas deben ser sus respuestas:

Créala (Jn. 6:68, 69)

Hónrela (Job 23:12)

Ámela (Sal. 119:97)

Obedézcala (1 Jn. 2:5)

Guárdela (1 Ti. 6:20)

Peleé por ella (Jud. 3)

Predíquela (2 Ti. 4:2)

Estúdiela (Esd. 7:10)

¿Quién puede estudiar la Biblia?

No toda persona puede ser un estudiante de la Biblia. Evalúese a sí mismo a la luz de estos requisitos necesarios para estudiar la Palabra de Dios con bendición:

–          ¿Es salvo por fe en Jesucristo (1 Co. 2:14-16)?

–          ¿Tiene hambre por la Palabra de Dios (1 P. 2:2)?

–          ¿Está escudriñando la Palabra de Dios con diligencia (Hch. 17:11)?

–          ¿Está buscando la santidad (1 P. 1:14-16)?

–          ¿Está lleno del Espíritu (Ef. 5:18)?

La pregunta más importante es la primera. Si nunca ha invitada a Jesucristo a ser su Salvador personal y el Señor de su vida, entonces su mente está cegada por Satanás a la verdad de Dios (2 Co 4:4). Si Cristo es su necesidad deje de leer en este momento y con sus propias palabras, en oración, vuélvase del pecado hacia Dios: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Ef. 2:8, 9).

¿Cuáles son los principios elementales del estudio bíblico?

El estudio bíblico personal, en precepto, es sencillo. Quiero hablarle de cinco pasos para el estudio bíblico que le darán un patrón a seguir.

PASO 1 – Leer. Lea un pasaje de las escrituras repetidamente hasta que entienda su tema, lo cual quiere decir la verdad principal del pasaje. Isaías dijo: “¿A quién se enseñará ciencia, o a quién se hará entender doctrina? ¿A los destetados? ¿a los arrancados de los pechos? Porque mandamiento tras mandamiento, mandato sobre mandato, renglón tras renglón, línea sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá” (Is. 28:9, 10).

Desarrolle un plan de cómo leerá a lo largo de la Biblia. A diferencia de la mayoría de los libros, probablemente no la ha leído de principio a fin. Hay muchos planes de lectura de la Biblia que están disponibles, pero a continuación le presento uno que he hallado útil.

Lea de manera continua todo el Antiguo Testamento por lo menos una vez al año. Conforme lee, anote en los márgenes cualquier verdad que usted quiera recordar en particular, y escriba por separado cualquier cosa que no entienda de manera inmediata. Con frecuencia a medida que lee, encontrará que muchas preguntas son respondidas por el texto mismo. Las preguntas a las cuales no pueda encontrar respuestas se vuelven puntos iniciales para un estudio más profundo, usando comentarios u otras herramientas de referencia.

Siga un plan diferente para la lectura del Nuevo Testamento. Lea un libro a la vez repetidamente durante un mes o más. Esto lo ayudará a retener lo que hay en el Nuevo Testamento y no siempre tendrá que depender de una concordancia para encontrar cosas.

Si quiere tratar con esto, comience con un libro corto, tal como Primera de Juan, y léalo de principio a fin sin detenerse diariamente durante treinta días. Entonces al final de ese tiempo sabrá lo que hay en el libro. Escriba en tarjetas el tema principal de cada capítulo. Al referirse a las tarjetas conforme lleva a cabo su lectura diaria, comenzará a recordar el contenido de cada capítulo. De hecho desarrollara una percepción visual del libro en su mente.

Divida los libros que son más largos en secciones cortas y lea cada sección diariamente durante treinta días. Por ejemplo: el Evangelio de Juan tiene 21 capítulos, divídalo en tres secciones de siete capítulos cada una. Al final de un periodo de noventa días, terminara Juan. Para variar, alterne libros cortos y largos, y en menos de tres años habrá terminado el Nuevo Testamento en su totalidad ¡Y realmente lo conocerá!

PASO 2 – Interpretar. En hechos 8:30, Felipe le pregunto al eunuco etíope: “¿Entiendes lo que lees?” O dicho de otra manera: “¿Qué quiere decir la Biblia por lo que dice?” No es suficiente leer el texto y entrar directamente a la aplicación; primero debemos determinar lo que quiere decir, o de lo contrario la aplicación podrá ser incorrecta.

Conforme lee las Escrituras, siempre mantenga en mente una pregunta sencilla: “¿Qué quiere decir esto?” Responder a esta pregunta requiere el uso del principio de interpretación más elemental, llamado la analogía de la fe, el cual le dice al lector que “interprete la Biblia con la Biblia”. Deje que el Espíritu Santo sea su maestro (1 Jn. 2:27), escudriñe las Escrituras que Él ha escrito, use referencias cruzadas, compare pasajes, emplee concordancias, índices y otras fuentes de ayuda. Para aquellos pasajes que aún permaneces oscuros, consulte a su pastor o a hombres piadosos que han escrito en esa área en particular.

Errores que evitar

Conforme interprete las Escrituras, varios errores comunes se deben evitar.

1-      No llegue a una conclusión a expensas de la interpretación apropiada. Esto es, no haga que la Biblia diga lo que usted quiere que diga, sino que más bien deje que diga lo que Dios quiso que dijera cuando la escribió.

2-      Evite la Interpretación superficial. Ha escuchado a personas que dicen: “Para mí, este pasaje quiere decir”, o “Siento que esto dice…” El primer paso que debe dar al interpretar la Biblia es reconocer las cuatro áreas que tenemos que estudiar: idioma, cultura, geografía e historia (vea más adelante).

3-      No espiritualice el pasaje. Interprete y entienda el pasaje en su sentido normal, literal, histórico, gramatical, tal como entendería cualquier otra porción de literatura que estuviera leyendo hoy día.

Áreas que estudiar

Los libros de la Biblia fueron escritos hace muchos siglos atrás. Para que podamos entender hoy día lo que Dios estaba comunicando entonces, hay varias áreas que necesitan entenderse: el aspecto del idioma, el cultural, el geográfico y el histórico. La interpretación apropiada, entonces, toma tiempo y esfuerzo disciplinado.

  1. Idioma. La Biblia fue originalmente escrita en griego, hebreo y arameo. Con frecuencia, entender el significado de una palabra o frase en el idioma original puede ser la clave para interpretar correctamente un pasaje de las Escrituras.
  2. Cultura. El aspecto de la cultura puede ser confuso. Algunas personas tratan de usar diferencias culturales para anular los mandamientos bíblicos más difíciles. Reconozca que en primer lugar, las Escrituras deben ser vistas en el contexto de la cultura en la cual fue escrita. Sin un entendimiento de la cultura judía del primer siglo, es difícil entender los Evangelios. Hechos y las epístolas se deben leer a la luz de las culturas griega y romana.
  3. Geografía. Un tercer aspecto que necesita ser estudiado es la geografía. La geografía bíblica hace que la Biblia cobre vida. Un buen atlas de la Biblia es una herramienta de referencia con un valor inestimable, que puede ayudarlo a comprender la geografía de la Tierra Santa.
  4. Historia. También debemos estudiar el aspecto de la historia. A diferencia de las escrituras de la mayoría de las religiones del mundo, la Biblia contiene el registro de personas y acontecimientos históricos. Un entendimiento de la historia bíblica nos ayudará a colocar a las personas y los acontecimientos en su perspectiva histórica apropiada. Un buen diccionario bíblico o enciclopedia bíblica es útil para esto, como lo son los estudios históricos elementales.

Principios a entender

Cuatro principios deben guiarnos conforme interpretamos la Biblia: literal, histórico, gramatical y síntesis.

  1. El principio literal. Las escrituras se deben entender en un principio literal, normal y natural. Mientras que la Biblia contiene un lenguaje figurado y símbolos, tiene intención de comunicar una verdad literal. No obstante, en general, la Biblia habla en términos literales y debemos permitir que hable por sí misma.
  2. El principio histórico. Esto quiere decir que interpretamos un pasaje en su contexto histórico. Debemos preguntar lo que el texto significo para las personas a quienes fue inicialmente escrito. De esta manera podemos desarrollar un entendimiento contextual apropiado de la intención original de las Escrituras.
  3. El principio gramatical. Esto requiere que entendamos la estructura gramatical básica de cada oración en el idioma original. ¿A quién se refieren los pronombres? ¿Cuál es el tiempo del verbo principal? Cuando hace algunas preguntas sencillas como estas, descubrirá que el significado del texto se vuelve inmediatamente más claro.
  4. El principio de síntesis. Esto es lo que los reformadores llamaron analogía scriptura. Quiere decir que la Biblia no se contradice a sí misma. Si llegamos a una interpretación de un pasaje que contradice una verdad enseñada en otras partes de las escrituras, nuestra interpretación no puede ser correcta. Las Escrituras se deben comparar con las Escrituras. Para descubrir su significado en su totalidad.

PASO 3 – Evaluar. Usted ha estado leyendo y a la vez haciéndose la pregunta: “¿Qué quiere decir la Biblia?” Después ha interpretado mediante la pregunta: “¿Qué quiere decir la Biblia?” Ahora es el momento de consultar a otros para asegurarse de que tiene la interpretación apropiada. Recuerde: “La Biblia nunca se contradice a sí misma”.

Lea introducciones a la Biblia, comentarios y libros acerca del contexto que enriquecerán su pensamiento por medio de esa iluminación que Dios le ha dado a otros hombres y le dará a usted a través de sus libros. En su evaluación, sea verdadero estudiante. Sea una persona que acepta la verdad de la Palabra de Dios, aunque le pueda causar que cambie lo que usted siempre ha creído o le cause que altere su patrón de vida.

PASO 4 – Aplicar. La siguiente pregunta es: “¿Cómo penetra y cambia mi propia vida la verdad de Dios?” Estudiar las escrituras sin permitirle que penetren hasta llegar a las profundidades de su alma sería como preparar un banquete sin comer lo que ha preparado. La pregunta que hacer es: “¿Cómo se aplican a mi vida las verdades y principios divinos contenidos en un pasaje, en términos de mi actitud y acciones?”

Jesús hizo la siguiente promesa a los que llevan su estudio bíblico hasta este punto: “Si sabéis estas cosas, bienaventurado seréis si las hiciereis” (Jn. 13:17).

Después de leer e interpretar la Biblia, usted debe tener un entendimiento elemental de lo cual la Biblia dice, y lo que quiere decir por lo que dice. Pero el estudio de la Biblia no termina ahí. La meta final debe ser que deje que le hable a usted y lo capacite para crecer espiritualmente. Esto requiere aplicación personal.

El estudio bíblico no está terminado hasta que nos preguntamos: “¿Qué quiere decir esto para mi vida y cómo puede aplicarlo de manera práctica?” Debemos tomar el conocimiento que hemos obtenido de nuestra lectura e interpretación y extraer los principios prácticos que se aplican a nuestra vida personal.

Si hay un mandato que debe ser obedecido, lo obedecemos. Si hay una promesa que debe ser recibida, la reclamamos. Si hay una advertencia que debe ser seguida, la escuchamos. Este es el paso final: Nos sometemos a las Escrituras y dejamos que trasformen nuestra vida. Si usted se salta este paso, nunca disfrutará su estudio bíblico y la Biblia nunca cambiará su vida.

PASO 5 – Comparar y relacionar. Esta última etapa relaciona la doctrina que usted ha aprendido en un pasaje o libro particular con verdades y principios divinos enseñados en otras partes de la Biblia para formar el marco general. Mantenga siempre en mente que la Biblia es un libro en 66 partes. Contiene varias verdades y principios enseñados una y otra vez de varias maneras y en circunstancias diferentes. Al comparar y relacionar referencias cruzadas, comenzará a edificar un sólido fundamento doctrinal por el cual vivir.

Y ahora, ¿qué?

El salmista dijo: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.” (Sal. 1:1-2).

No es suficiente sencillamente estudiar la Biblia. Debemos meditar en ella. En un sentido muy real le estamos dando a nuestro cerebro un baño, lo estamos lavando en la solución purificadora de la Palabra de Dios.

Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Josué 1:8

Aquí está el pan que alimenta la vida
Que la muerte no puede atacar.
Las preciadas buenas de salvación,
Vienen a nuestros oídos de aquí.
La fortaleza de nuestra fe está aquí,
Y escudo de nuestra defensa.
Entonces no seáis como el cerdo que tenía
Una perla a su deseo.

Y se deleita más en el comedero
Y en revolcarse en el lodo.
No leáis este libro en ningún caso, Sino con un solo ojo.
No leáis sino para desear en primer lugar la
gracia de Dios,
Para entenderla así.
Ora aún en fe con respecto a esto,
Para llevar buen fruto así,
Para que el conocimiento pueda traer este efecto,
Para mortificar vuestro pecado.
Entonces feliz serás en toda tu vida,
Sea lo que sea que enfrentes.
Si, doblemente feliz serás,
Cuando Dios por muerte a vosotros llame.

(De la primera Biblia impresa en Escocia, 1576)

Anuncios

El Peligro de NO Juzgar

El Peligro de No Juzgar

Trataremos de responder varias preguntas:

  • ¿Será correcto juzgar conforme a las escrituras?
  • ¿Qué tal denunciar las falsas doctrinas?
  • ¿Y denunciar a los falsos maestros?
  • ¿Será correcto dar nombres?
  • ¿Denunciar a los apostatas?

Muchos cristianos aseguran que no se puede denunciar, que es incorrecto. Ellos aseguran que quienes denuncian “les falta amor y que en lo que juzgan, serán juzgados”. Pero, ¿qué dice la Biblia al respecto?

Un pasaje mal empleado es “No juzguéis, para que no seáis juzgados” (Mat 7:1).

Si solo leemos este versículo, sí parece decir que no podemos juzgar. Pero, estudiemos todo el pasaje porque para interpretar un texto hemos de considerar el contexto.

La frase no juzgar viene del gr. krino: hacer diferencia, discernir, condenar, decidir castigar, hacer juicio.

No juzguéis para que no seas juzgados – en el griego “condenados“. Es decir, la misma sentencia que damos, esa misma recibimos.

La razón para no juzgar está en el versículo siguiente:

Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados, y con la medida con que medís, os será medido. (Mat 7:2).

Aquí la palabra empleada para juicio es el griego Krima, una variante de Krinos. Significa “veredicto que se hace en las faltas de otro”. La misma sentencia que das, es la que vendrá sobre ti.

Veamos el final de la frase “con la medida con que medís, os será medido”:

  • Con la medida: gr. metrón (de donde se deriva metro). Significa medida, porción.
  • Con que medís: implica medir una cantidad
  • Os será medido: medir de igual manera

Hasta aquí, parece que es prohibido juzgar pero sigamos con el pasaje:

¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo? (Mat 7:3).

Paja aquí se refiere a una ramita seca, siendo una metáfora de una falta y la frase “echas de ver” implica considerar, reflexionar con mucho cuidado. Jesús usa “viga”, refiriéndose a un tronco.

¿No has considerado que tú eres peor que aquel a quien juzgas? Es la pregunta de Jesús.

Jesús está haciendo un contraste metafórico de una falta igual que hicieron el acusado y el acusador: el acusador está haciendo juicio sobre una falta que él también cometió. El mismo pecado que está acusando, él la tiene en su vida.

Por tanto, ¿con qué calidad moral podemos tratar de sacar una falta que nosotros mismos hemos cometido? Esto es hipocresía (y más adelante lo dice). Es como el borracho que reprende al borracho.

Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo. (Rom 2:1)

¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano. (Mat 7:5).

Jesús dice aquí: ¡actor, hipócrita! Está rechazando la conducta hipócrita del acusador. Saca primero: límpiate primero de ese mismo pecado que condenas y que tienes. Saca ese tronco de tu ojo y la siguiente frase es clave en la comprensión del texto: y
entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Es decir, como consecuencia, verás bien. En el original dice: Verás claramente, recuperar la vista espiritual para sacar la paja del ojo de tu hermano.

Pregunta: ¿está prohibiendo Jesús juzgar en este pasaje? NO

Lo que él está condenando y reprobando es que se juzgue y se condene algo que nosotros mismos estemos haciendo o dejando de hacer.

Por ejemplo: es como si yo tuviera amargura contra alguien y llego a la iglesia a predicar del perdón; exijo que otros perdonen pero yo mismo no perdono. Estoy enjuiciando a la oveja pero estoy igual o peor de resentido. No tengo calidad moral para hacer esto.

Otro ejemplo sería que vengo a predicar sobre las finanzas y el diezmo. Doy un sermón y acuso de ladrones a los que no diezman, menciono Malaquitas y soy bien duro en el mensaje, pero resulta que yo mismo no diezmo. (Aprovecho aquí para decir que los pastores también debemos diezmar). No puedes predicar del diezmo si no diezmas. Sería hipócrita al hacerlo.

Juicios en la Iglesia: 1 Cor 5:1-11 Un caso de inmoralidad sexual.

De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles; tanto que alguno tiene la mujer de su padre. (2) Y vosotros estáis envanecidos. ¿No debierais más bien haberos lamentado, para que fuese quitado de en medio de vosotros el que cometió tal acción? (3) Ciertamente yo, como ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho. (4) En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo, (5) el tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. (6) No es buena vuestra jactancia. ¿No sabéis que un poco de levadura leuda toda la masa? (7) Limpiaos, pues, de la vieja levadura, para que seáis nueva masa, sin levadura como sois; porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros. (8) Así que celebremos la fiesta, no con la vieja levadura, ni con la levadura de malicia y de maldad, sino con panes sin levadura, de sinceridad y de verdad. (9) Os he escrito por carta, que no os juntéis con los fornicarios; (10) no absolutamente con los fornicarios de este mundo, o con los avaros, o con los ladrones, o con los idólatras; pues en tal caso os sería necesario salir del mundo. (11) Más bien os escribí que no os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idólatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis. (12) Porque ¿qué razón tendría yo para juzgar a los que están fuera? ¿No juzgáis vosotros a los que están dentro? (13) Porque a los que están fuera, Dios juzgará. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros. (1Co 5:1-13).

En el v.1 leemos que se trataba de un caso de fornicación e incesto. ¡Qué vergüenza! Es la expresión de Pablo porque esto no se da ni entre gentiles.

Ante el v.2 algunos le dirían a Pablo que sacar a alguien de la iglesia es falta de amor.

En el v.3, cuando Pablo dice “ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ya como presente he juzgado al que tal cosa ha hecho”, está diciendo que él ha decidido disciplinar y castigar al que ha hecho esto. No se refiere de ninguna manera a desdoblarse o cosa parecida.

El reclamo de Pablo es que la iglesia de Corinto no había hecho nada. Ellos se jactaban de sus dones, hablaban en lenguas, pero tenían este pecado vergonzoso.

En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, reunidos vosotros y mi espíritu, con el poder de nuestro Señor Jesucristo (1Co 5:4)

Como ya mencioné, esto no se refiere a esoterismo. Es una expresión para decir que “estamos de acuerdo, yo les apoyo”.

El tal sea entregado a Satanás para destrucción de la carne, a fin de que el espíritu sea salvo en el día del Señor Jesús. (1Co 5:5)

¿Cómo es que los cristianos de hoy no tienen la capacidad de juzgar y de hablar claramente del tema de la disciplina del Señor?

Error de Pablo hubiera sido juzgar este pecado si él también hubiera estado en pecado, pero su vida era limpia, por tanto tenía la autoridad moral y el respaldo de Dios para excomulgar a este hombre; juzgarlo y como veredicto entregarlo a Satanás.

Cuando Jesús – con la mujer adúltera – les dice que “el que esté libre de pecado que tire la primera piedra”, ellos se fueron porque hacían lo mismo. Si yo estuviera manipulando a las ovejas para sacarles dinero no podría hablar contra este pecado, pero como no lo hago, tengo la autoridad moral para denunciar a los estafadores de los púlpitos.

Si Jesús en Mateo hubiese prohibido juzgar, ¿cómo habría dicho Mat 24 “cuídense de los falsos maestros: disciernan, vean, juzguen su mensaje para no ser engañados?

Veamos los siguientes versículos:

En Juan 7:20 dice que “Respondió la multitud y dijo: Demonio tienes; ¿quién procura matarte?”. Jesús, en el v.24 contesta: No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio”.

Jesús no está diciendo que no juzguen, está diciendo no juzguen mal. No se trata de callar y “dejárselo al Señor”. No podemos juzgar según las apariencias, sino bien sustentados.

Veamos este texto:

Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. 16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? (Mat 7:15-16)

Guardaos: en el original es “prestar atención a, tener cautela por, escuchar”. Jesús sí nos invita a juzgar rectamente, con justo juicio, juzgar los frutos, no las apariencias. Frutos, como ya lo he mencionado, no es llenar un auditorio.

En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. (1Co 2:15)

Juzguemos según lo espiritual no por las apariencias.

Hay quienes por las apariencias juzgan el fruto de una iglesia, ven la calidad del auditorio de alguna mega iglesia, se impresionan por las riquezas y suntuosidad que ven y creen que Dios está con ellos por esto. No necesariamente el lujo refleja obediencia.

En Guatemala, en cierta Iglesia, estaban recogiendo la “ofrenda” (lo digo entre comillas, pero en realidad era el tiempo del robo) y empezaron a pedir de ciertos montos para arriba (¿desde cuándo se le dice a la gente cuánto dar?). Casi no pude creerlo cuando anunciaron que en el banco tal estaban dando créditos a los miembros de esa congregación. ¡Qué horror!, eso sí es manipulación. No juzgar y discernir que esto está mal, es caer nuevamente en el oscurantismo.

De los versículos favoritos que mencionan para impedir el buen juicio es el de David cuando dice que no puede tocar al ungido de Jehová. Sin embargo, en el original tocar se refiere a “agredir físicamente”. No confundamos “agredir físicamente” con “juzgar sus delincuencias”.

A muchos pastores les encanta que la gente se someta a ellos, pero… veamos el siguiente texto:

Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe. (Heb 13:7)

¿No dice acaso aquí que juzguemos su conducta? Entonces, imitamos su fe y nos sometemos a ellos. Pero si su conducta no es de Dios, cómo vamos a avalar sujeción.

He aquí, por tercera vez estoy preparado para ir a vosotros; y no os seré gravoso, porque no busco lo vuestro, sino a vosotros, pues no deben atesorar los hijos para los padres, sino los padres para los hijos. (2Co 12:14)

Este es un punto importante a considerar en la conducta de un pastor: ¿busca a las ovejas o busca lo material que tienen las ovejas?

No hace mucho una señora me contó que fue a un concierto “cristiano” y pagó un lugar VIP. Pues estando ahí adelante, “las hermanas” solteras le gritaban al cantante “Papacito, te amo, las quiero contigo”.

El cantante las miraba y se reía… ¿por qué él no detuvo esta conducta? La señora se tuvo que salir pues no resistió más lo que veía y escuchaba. ¿Qué sigue? es la pregunta en estos casos. ¿Será que falta poco para que se quiten sus prendas íntimas y se las tiran al hermano?

Juzguemos por favor este tipo de situaciones y hagamos algo al respecto.

Frutos: No podemos hacer de los milagros y los grandes eventos nuestra medida para juzgar. Hasta Judas hizo milagros. El anticristo hará que una estatua hable. Los brujos de San Martín hacen milagros y dicen “en el nombre de Jesús”. Ahora, ya tenemos “la virgen del colchón”: acá cerca en Sayula, Jalisco tienen un pesebre y cuando le iban a cambiar las sábanas dicen que quedó la “imagen del niño en el colchón”, pues ahora le están ofreciendo flores al colchón.

Ya tendremos el santo del zapato, la virgen de la lámpara y la virgen de la llanta del camión. Con lo milagroso la gente juzga mal, creyendo que es Dios quien los está apoyando.

¿A qué fruto se refería Jesús? En el contexto se refiere a la doctrina (conjunto de enseñanza) El usó la palabra griega carpos, refiriéndose a frutos de la nueva naturaleza.

¿Cómo vivía Jesús? Esto nos da una medida correcta, después de todo, él es nuestro modelo.

En Gálatas también se usa la palabra carpos: amor, gozo, paz, paciencia, bondad, fe, templanza, dominio propio. Estos son evidencias de que estamos llenos del Espíritu. No se trata de milagros ni de estadios llenos.

Juan 15 también habla de frutos.

Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. (2) Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. (3) Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. (4) Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. (5) Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. (Juan 15:1-5)

Sin él nada podemos hacer: refiriéndose a dar frutos espirituales, no a hacer grandes conciertos.

Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo. (1Jn 4:1)

¿No es acaso aquí probad: juzguen, disciernan, vean?

Más os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. (Rom 16:17)

Aquí no solo se nos advierte a juzgar, sino también a apartarnos de los tales.

Por último: ¿Es bíblico dar nombres?:

Más evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. (17) Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, (18) que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos. (2Ti 2:16-18).

Aquí Pablo menciona nombres. El Espíritu Santo permitió esto y que nosotros hasta hoy leamos estos textos.

Se imagina que usted sea testigo de un robo en un banco y que al interrogarle la policía usted les diga: “en nombre del amor y paz, se dice el pecado pero no el pecador, no quiero problemas, no hay que juzgar… mejor no vi los hechos”? Solo los tibios y cobardes le tienen miedo a las represalias.

  • David adulteró y asesinó: ¿entonces por qué se predica de este texto y mencionamos su nombre? Nadie enseña de esta historia diciendo: “había un rey que mató y adulteró”.
  • Moisés le pegó dos veces a la roca: se menciona con nombre y predicamos de esto. No decimos “había un hombre que desobedeció a Dios y…”. No, sino que lo mencionamos por nombre.
  • Gal 2 – Pablo resistió a Pedro cara a cara. Dice que era de condenar: de reprobar su hipocresía. ¿Cómo iba a obligar a los gentiles a judaizarse? “Lo reprendí cara a cara delante de todos” dice el texto.

No hace mucho, en el tiempo de oración del culto un hombre empezó a orar a gritos. Pues yo públicamente le regañé, esa no es la forma de orar en mi congregación. Si no es válido reprender públicamente: ¿por qué Pablo lo hizo?

Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe. (10) Por esta causa, si yo fuere, recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohíbe, y los expulsa de la iglesia. (3Jn 1:9-10)

Otro de los tantos nombres mencionados en el Nuevo Testamento.

Jud 1:11 ¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam, y perecieron en la contradicción de Coré.

En conclusión, sí se puede juzgar, debemos hacerlo bien (no viendo las apariencias, sino el fruto) y hay peligro en no hacerlo.

“El peligro de no Juzgar” – Chuy Olivares

La importancia de la Doctrina

1322. διδαχή didajé; de 1321; instrucción (el acto o la material):—doctrina, enseñanza, enseñar.

¿Qué importancia tiene la doctrina en la vida del cristiano? Tiene la gran importancia en hacer o no hacer la voluntad de Dios. A través del capítulo 7 de Mateo, en las palabras de Jesús. Vamos a ver lo significativo que es saber donde se está parado.

“Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la puerta, y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella; porque estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7:13-14

La biblia muestra que solo hay dos caminos y dos puertas para entrar en el reino de los cielos. (v21) Muchos han interpretado que la puerta estrecha y el camino angosto son los evangélicos y que le puerta ancha y el camino espaciosos son las religiones falsas. Si bien es una interpretación. Dentro de la Iglesia evangélica también existen estas dos puertas. La primera es para aquellos que quieren el conocimiento de la verdad, arrepentimiento, sumisión a Cristo como Señor, el deseo de obedecer su voluntad y su palabra en cualquier dificultad, su recompensa es la vida. Y la otra para aquellos que desean el camino fácil, enseñanzas seductoras, terrenales, palabras halagüeñas y sin cruz. Muchos son los que andan en ella con la desventaja que lleva a la perdición.

“Hay camino que al hombre le parece derecho;

Pero su fin es camino de muerte.” Proverbios 14:12

“Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.” Filipenses 3:17-19

La vida cristiana tiene un coste, las enseñanzas que escuchamos tienen mucho que ver con nuestro futuro y nuestro destino.

“Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis.” Mateo 7:15-20

Estos falsos profetas engañan haciéndose pasar por pastores verdaderos. Promueven la puerta ancha y el camino espacioso. Diluyen la verdad hasta el punto que “No queda suficiente para hacer sopa para un saltamontes hambriento.” C. H. Spurgeon Pueden hacerse pasar como genuinos con su biblia en la mano, su locuacidad, carisma, etc. Y así engañar a los inmaduros, inestables y a los crédulos.

“Nada impide tanto a los hombres pasar por la puerta estrecha y llegar a ser verdaderos seguidores de Cristo, como las doctrinas carnales, apaciguadoras y halagadoras de quienes se oponen a la verdad. Estos pueden conocerse por el arrastre y los efectos de sus doctrinas.” Matthew Henry

La Fe no es ingenua

“El simple todo lo cree;

Mas el avisado mira bien sus pasos.” Proverbios 14:15

“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.” 1 Juan 4:1

Los frutos que se hacen referencia es la doctrina que enseñan los lobos vestidos de ovejas. Sus enseñanzas los traicionan.

“Un árbol o planta producen fruto según su carácter. Los espinos no pueden producir uvas; los abrojos no pueden producir higos. Todo buen árbol produce buenos frutos. Y el árbol malo produce malos frutos (Tanto en lo natural como espiritual). La vida y la enseñanza de los que pretenden hablar de parte de Dios deberían ser puestas a prueba por la Palabra de Dios.” William McDonald

El destino de ellos, como quienes los siguen es ser echados en el lago de fuego (v19) y su sentencia es “destrucción repentina”

“Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado” 2 Pedro 2:1-2

“Que cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.” 1 Tesalonicenses 5:3

¿Cómo se donde estoy parado?

El Señor dejo promesas en cuanto a aquellos que querían conocer de todo corazón la verdad.

“El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.” Juan 7:17

“Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad.” Juan 16:13ª

“Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.” Juan 8:32

Los tres versículos se inhalan uno con el otro: Voluntad de Dios – Espíritu – Doctrina – Verdad.

“Hay aquí una hermosa promesa para todo aquel que busque fervientemente la verdad. Si alguien es sincero y verdaderamente quiere saber qué es la verdad, Dios se la revelará. La obediencia es el órgano del conocimiento espiritual. El Espíritu guía al pueblo de Dios a toda verdad – registrada a través de los apóstoles (bíblicos) en el NT – por medio de las escrituras.” William MacDonald

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.” Mateo 7:21-23

Estos versículos son los más fuertes de la biblia. Estos individuos tenían una fuerte devoción piadosa externamente, La mención doble de Señor, Señor en hebreo caracteriza lo serio del tema. Hasta seguramente habrán sido ministros que utilizaron el nombre del Señor para hacer señales y milagros. Sin embargo no hicieron la voluntad de Dios (v21). No enseñaron correctamente la palabra, se desviaron y enseñaron falsas doctrinas.

“Dado que mucha gente enseña de manera errada, hay una tendencia a preguntarse, entonces, ¿cómo tanta gente puede estar equivocada? Además, ellos hacen cosas tan buenas, las cuales parecen estar tan bien. Por ejemplo, ellos profetizaron, echaron fuera demonios, e hicieron muchos milagros. Y ellos hicieron estas cosas en tu nombre. Surge la pregunta. ¿Cuál sería una evidencia de autoridad más grande que estas cosas? Recuerden que Cristo ha estado interpretando la ley para ellos y que la ley era muy clara en el sentido de que la Palabra de Dios es superior a cualquier milagro. Además, aunque se cumpliese la señal que anunciaba, tenía que ser rechazado y ejecutado, si el mensaje que transmitía no estaba de acuerdo a la Palabra de Dios (Dt 13).” Nuevo comentario bíblico ilustrado Ilumina

Se cumple lo que dijo el Señor:

“Porque se levantarán falsos Cristos (ungidos), y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” Mateo 24:24

“Inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” 2 Tesalonicenses 2:9-11

La paga de la rebelión contra la ley de Dios será el castigo eterno, aunque profesen que lo conocen íntimamente, será en vano.  Aquel día el Señor les dirá: “Nunca os conocí, apartaos de mí hacedores de maldad”

Todo por no enseñar una sana doctrina, auto engañarse y apoyarse en los milagros, señales, riquezas, etc. No cumpliendo la voluntad de Dios.

“Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.” 1 Timoteo 4:16

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.” 1 Timote 6:3-5

“Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca. Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre insensato, que edificó su casa sobre la arena; y descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa; y cayó, y fue grande su ruina. Y cuando terminó Jesús estas palabras, la gente se admiraba de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas.” Mateo 7:24-29

En el final del sermón se aprecia la condición para una vida cristiana verdadera. La parábola de aquel hombre que hizo su casa fundamentado en la roca, que es Cristo. Y el hombre que se dejo llevar por la superficialidad y exterioridad de cualquier enseñanza lejos del Señor y se fundamento en la arena. Los dos tuvieron diferentes resultados eternos tras las pruebas de la lluvia, ríos y vientos. Uno fue exaltado por prudente, sensato, juicioso, cauteloso. Y otro fue avergonzado y considerado como insensato, necio, imprudente, ignorante.

“Cristo está puesto como cimiento y toda otra cosa fuera de Cristo es arena. Algunos Construyen sus esperanzas en la prosperidad mundanal; otros, en una profesión externa de religión. Sobre estas se aventuran, pero esas son todo arena, demasiado débiles para soportar una trama como nuestras esperanzas del cielo. —Hay una tormenta que viene y probará la obra de todo hombre. Cuando Dios quita el alma, ¿dónde está la esperanza del hipócrita? La casa se derrumbó en la tormenta, cuando más la necesitaba el constructor, y esperaba que le fuera un refugio. Se cayó cuando era demasiado tarde para edificar otra. El Señor nos haga constructores sabios para la eternidad.” Matthew Henry

Los cimientos en donde estemos parados y fundamentados serán por los cuales el Señor nos considerara prudentes o insensatos.

“Edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas (bíblicos), siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo.” Efesios 2:20

Es en esto en lo cual nos debemos basar. La sana doctrina. La piedra que es Jesús y el fundamento de los profetas y apóstoles (bíblicos) en la palabra de Dios son nuestro estandarte. Comer de allí es nuestra prioridad para madurar. Estudiar bajo la dirección del Espíritu Santo las escrituras, buscar comentarios bíblicos, concordancias, y obviamente una vida de oración, disipara cualquier tiniebla en el camino. La revelación doctrinal ya fue dada, el fundamento puesto. “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” 1 Corintios 3:11. El canon está cerrado con Apocalipsis. Nuestra parte está allí. Y nuestra principal meta y/o objetivo, es cumplir con la voluntad de Dios.

En cuanto a los que edifican en la arena, dejo una profecía de parte de Dios a un siervo suyo llamado David Wilkerson que escribió el libro “La visión” en el año 1975. Marco una serie de sucesos que se cumplen día a día. Un varón respetable, piadoso que realmente dejo todo por Cristo.

“Los hombres preferirán las falsas doctrinas y las nuevas ideas en vez de la verdad de la Santa Palabra de Dios. Se amontonaran en derredor maestros que ofrecerán nuevos pensamientos y revelaciones. Hombres y mujeres acudirán a las profecías y enseñanzas de hombres, antes que prestar atención a las doctrinas de la verdad. Escucharán a espíritus seductores y a doctrinas de demonios. Nos hallamos frente a una de extremos de evangelios, en la cual los hombres buscadores, que tiene comezón de oír, se irán tras ministros que se presentan como ángeles de luz, pero que en realidad están predicando herejías. Las nuevas doctrinas usaran el nombre de Jesús liberadamente y estarán adornadas con aderezos de ascetismo, abnegación y fuerza de voluntad.” La visión, p56 David Wilkerson

Esto tiene respaldo bíblico:

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” 1 Timoteo 4:1

“Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.” 2 Timoteo 4:3

“Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo. Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.” 2 Corintios 11:13-15

La biblia es clara en cuanto aquellos que se tomen la Palabra de Dios ligeramente para enseñarla.

“Hermanos míos, no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación.” Santiago 3:1

“Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro.” Apocalipsis 22:18-19

“Estas no son las primeras advertencias en ese sentido (cp. Dt 4:2; 12:32; Pr. 30:6; Jer 26:2). Las advertencias en contra de alterar el texto bíblico constituyen la clausura del canon del NT. Cualquier persona que se atreva a manipular la verdad con su falsificación, mitigación, edición o interpretación equivocada, acarreará en su vida los juicios descritos en estos versículos.” John MacArthur

Es tu responsabilidad y la mía, conocer en qué y quien creemos, discernir lo que escuchamos y Poner en práctica lo que sabemos. Son los últimos tiempos, son tiempos peligrosos, en los cuales se tienen que levantar verdaderos adoradores en Espíritu y en Verdad. Volver a los fundamentos doctrinales de la escritura, velad y orad. Vivir en santidad por y para Cristo. Más cuando se acerca nuestro advenimiento, nuestra redención total en el arrebatamiento. Es serio, muchos juegan con nuestra vida, con nuestra Fe. Y nos quieren engañar haciéndonos pensar que nada de esto ocurre ni va a ocurrir. Y así embaucarnos por la eternidad. Que Dios los bendiga y los guarde.

Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. Colosenses 2:8

“Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.” Juan 10:27-28

Hasta el último round II

Si José hubiera tirado la toalla hoy nunca Israel seria lo que es. O talvez Tendría que venir todo por otro lado. No podría haber sido de ejemplo. Sin embargo vemos en su vida una lucha terrible hasta alcanzar la voluntad de Dios para su vida. Pero con la victoria como estandarte.

José. Joven común y corriente el cual peleaba por cumplir lo que Dios queria en su vida. Menor de doce hermanos. Los cuales lo despreciaban hasta el mismo límite de tirarlo a una cisterna y venderlo a unos comerciantes camino a Egipto. José sufrió los desprecios de sus propios hermanos, de gente la cual no conocía, y hasta la tentación de una mujer que se quiso acostar con el para tener relaciones sexuales.

Pero vemos en José un espíritu de esperanza, un espíritu de Fe, sobre aquello que Dios le había mostrado. ¿Quién no tiene sueños?  ¿Quién no tiene metas o expectativas? Todos los seres humanos los deberían tener al menos. Pero lo mas importante no es lo que vos quieras sino lo que Dios quiere. Su voluntad es mi sueño.

Cuando uno sabe quien es y hacia donde se dirige a través de la guía del Espíritu Santo, y cuando uno acata lo que viene de Dios, puede ir de su mano peleando hasta el último round.

La suma de la convicción de José y el plan de Dios para su vida hizo que este llegase adonde Dios le habia mostrado. ¡José fue una bendición siempre! Todo lo que hacia lo hacia prosperar, José hallaba gracia ante los ojos de un Guardia cárcel. José llego a ser gobernador de Egipto, segundo bajo faraón, le dio a comer a sus hermanos en épocas de gran hambre y siempre mediante las pruebas fue convincente en lo que Dios le había dado, su favor y la gran promesa que había sobre el y su generación. ¡Como todos los que amamos al Señor!

David. Hombre conforme al corazón de Dios. Joven con olor a ovejas, despreciado por sus hermanos y su padre. Creo sinceramente que cuando Samuel llego a la casa para ungir uno de los hijos de Isai para ser el futuro rey, (a David ni siquiera lo llamaron). David se llego a sentir el último orejón del tarro. Sin embargo, David desde ese día no fue el mismo. Después de esa unción se movió en la vida como lo que era. ¿Pero crees que le fue fácil llegar a ser rey? ¿Crees que no sufrió? David recibió marcas y afrontas sobre su vida, luego de vencer al mismo Goliat, sufrió una persecución implacable de Saúl. Luego fue levantado rey.

David se enfrentó con osos, con leones, con filisteos, con ejércitos. Paso angustias, paso miedo. Pero tenia algo que lo diferenciaba, tenia a Dios de su lado. La vida de David fue golpe tras golpe, hasta llegar al cinturón de campeón, de rey. Aunque casi pierde el cetro, Se mantuvo firme en lo que el era en  Dios, y lo que podía hacer con ello. El escritor de la mayoría de los salmos, en donde manifiesta todo los momentos de su vida, a través de la angustia, la alabanza, y la victoria.

El mismo señor Jesús mantuvo una lucha con Satanás cara a cara. Pero a través de los golpes de la palabra y el: “Escrito está” (Mateo 4:1-11) Lo venció irreversiblemente. Jesús vencería hasta la muerte. El hijo de Dios es el claro ejemplo a través de toda su vida lo que es la lucha en el ring de la vida. Con el propósito de afectar a los demás y mostrarles el camino a la vida eterna.

 Y volviendo a Timoteo nuevamente, alguien que muchas veces abra pensado tirar la toalla, al no tener voto de ninguno de sus pares, al sentirse despreciado sin respaldo. Por eso pablo le escribe: “Que nadie tenga en poco tu juventud” (1 Timoteo 4:12). Y eso también entra para nosotros hoy en día. Que nadie tenga en poco nuestra juventud. Seamos ejemplo de Jóvenes que sabemos a donde vamos, de jóvenes que tienen un camino, un destino y mucho fruto para dar de parte de Dios para glorificar a Cristo.

Si leíste hasta acá quiero que sepas que Dios tiene en nuestras vidas un plan, una voluntad única y perfecta. Si, tal vez lo sabias. Pero esta bueno que te lo haga recordar. Abro mi corazón para compartirte y decirte que sigas hasta el último golpe, hasta la última gota, si así fuesen sangre y lagrimas.

Y quiero que sepas que nuestro mayor entrenador es el señor Jesús, Él es quien esta al costado del ring y nos dice ¡vamos, un golpe más! ¡Ya lo tienes! ¡El, ella, las circunstancias no pueden contra ti! ¿Tienes sed? Ven a mí. ¿Estas cansado? Ven a mí. ¿Estas golpeado? Ven a mí. ¡Te doy las fuerzas! Ponete otra vez los guantes. Pero, ¡por favor sigue peleando mi campeón!, ¡hasta el último round!, ¡ya tenemos la victoria!