Ve a Cristo como un niño.

“De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.” Mateo 18:3

La Fe con una dependencia absoluta en Cristo ¿Dónde la encontraremos?

Pongamos por un momento frente nuestro a un científico, un filósofo y un sacerdote católico. A ellos hablémosle de la Fe en el Salvador.

El primero empezará a buscar “evidencias empíricas” en vez de creer y dejar que Dios se le revele a sí mismo, llegará a su conclusión de que nada lo convence.

Veamos al segundo, empezara a “meditar”, “filosofar” dar vueltas de un lado a otro sin nunca decidirse por el salvador.

¿Y el tercero? Rotundamente afirmará creer. Pero instantáneamente pondrá en medio a María como “intercesora”, él mismo se nombrara “padre” y creará un camino diferente con otro destino llamado “buenas obras” y de a poco empezará a tapar al salvador con tradiciones religiosas. Engañando y siendo engañado. ¡Quita todo esto de en medio querido amigo, ve solo a Cristo!

Todos desaprueban, antes que nos retiremos resignados, aparece un niño quién parece estar interesado en oír acerca de este salvador y esta Fe.

Este pequeño sin tener ningún logro, realización o conocimientos en que jactarse, ¡corre rápidamente a los brazos del Salvador! Quién lo recibe para siempre (Jn.10:27-28)

Por un momento es necesario que dejemos a un lado cualquier razonamiento humano, concepto teológico, masas doctrinales, salir de tradiciones de hombres y cualquier intento de orgullo. Para solo rendirnos ante Cristo como un niño.

Un niño el cuál lo único que entiende es que hay alguien allí del otro lado, alguien que es real, alguien que oye su clamor y ese alguien es su Padre celestial.

Ir a Dios a través de Cristo con la actitud de un niño es la clave para que tu vida sea cambiada en su santidad y majestad.

¡Oh, y que esto perdure durante el transcurso de nuestra peregrinación cristiana! Y podamos decir como David:

“En verdad que me he comportado y he acallado mi alma

Como un niño destetado de su madre;

Como un niño destetado está mi alma.” Salmos 131:2

Anuncios

Más de lo que podrías tener

“Y Jehová dijo… Yo soy tu parte y tu heredad…” Números 18:20

Cuando Dios dividió la tierra de Canaán entre las tribus de Israel, Leví no recibió ninguna porción. A esta tribu Dios le dijo simplemente “Yo soy tu parte y tu heredad.” Y por esta palabra Leví fue más rico que todas las otras tribus y todos los reyes del mundo. Aquí hay un principio espiritual que continua en vigor con el Nuevo Testamento.

El apóstol Pedro dice: “sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.” 1Pedro 2:5. Igual que los sacerdotes levitas, hoy los creyentes también como sacerdotes (Ap.1:16) Están llamados a una comunión especial con Dios por medio del Señor Jesús (1Co.1:9)

Jesús dijo en oración al padre: “que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Juan 17:3. La palabra “conocer” marca una comunión continua y no un mero conocimiento mental. Hoy este acercamiento permanente lo tenemos gracias a la Sangre del Señor. (Hb.10:19) Ningún ídolo falso se puede comparar con nuestro único Dios verdadero.

Por lo tanto, como diría A. W. Tozer, “el hombre que tiene a Dios por su posesión, tiene todo lo que es necesario tener. Podrá carecer de todos los tesoros materiales, o si los posee, estos no le producirán ningún placer especial. Y si los ve desaparecer, uno tras otros, apenas podrá sentir la pérdida, porque teniendo a Dios  [en Cristo]. Tiene la fuente de toda felicidad” (Co.2:9-10).

“No importa cuántas cosas pierda, de hecho no ha perdido nada. Todo lo que posee, lo posee en Él, pura y legítimamente para siempre”. (Ro.8:17)

¡Oh, que podamos exclamar como Asaf!:

“¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti?

Y fuera de ti nada deseo en la tierra.” Salmos 73:15

Estado de alerta

“Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo.” Colosenses 2:8

Las palabras de advertencia del apóstol Pablo a los creyentes en Colosas, fueron para ellos como hoy lo son a nosotros.

Una de las traducciones para mirar es “Observar fijamente” ¿Observar fijamente qué? Que nadie te engañe (Gr. “robar”). Los falsos maestros tienen éxito en hacer que las personas crean mentiras, los mismo les roban la verdad, la salvación y la bendición de Dios.

Pablo enumera algunos de los métodos utilizados por los mismos.

Filosofías y huecas sutilezas: Filosofía significa literalmente “amor por la sabiduría” No es mala por sí misma, pero cuando el hombre intenta poner su mente a la altura de la mente de Dios, exaltando su conocimiento, por el del creador (St.3:15) se convierte automáticamente en un necio. (Ro.1:22)

La metafísica esotérica, que enseña al hombre dirigir su destino con el poder de sus palabras, dejando a Dios y su soberanía eclipsados. La Psicología puramente humanista, como estudio de la psiquis y el comportamiento del hombre en su ambiente, sin considerar el pecado como problema mundial enquistada en el hombre la cual solo puede ser removida por Cristo y su sangre (Co.1:14)

Huecas sutilizas: Enseñanzas que parecen agradables, pero su fin es amargo por encontrarse lejos de la Palabra de Dios.

Tradiciones de los hombres: Estas son enseñanzas religiosas que no tienen fundamentos en las escrituras. Ninguna tradición puede invalidar lo que Dios revelo allí. (Mt.15:6-9)

Rudimentos del mundo y no Cristo: “Principios mundanos” que abarcan primordialmente al hombre y no a Cristo.

Jesús nos dice: “Mirad lo que oís” (Mr.4:24) y “Mirad como Oís” (Lc.8:18) Estate en estado de alerta.

Aquel día ya no habrá ateos

“Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.” Filipenses 2:10-11

Así está declarado, así fue decretado y así sucederá.

Todo el universo está llamado a adorar a Jesucristo (Sal 2) tanto ángeles, como los redimidos en la gloria, los creyentes obedientes, los rebeldes desobedientes, los demonios y toda la humanidad perdida sin Cristo en el Infierno. (Donde nadie es ateo)

Este verso no habla de salvación universal, cuando esto se cumpla, en el juicio final. Ya habrá pasado el período de la gracia, la oportunidad para que el pecador crea en Cristo y sea salvo de la condenación eterna es hoy. (2Co.6:2)

Es impresionante solo pensar que todos aquellos que lo rechazaron, que negaron la autoridad de su Palabra, levantando muchas filosofías, razonamientos y paredes mentales. Un día todas ellas se derrumbarán y toda rodilla erguida tendrá que doblegarse, todo cuello altivo quebrantarse y toda lengua confesar delante de su presencia: ¡Jesucristo es el Señor!

Allí estará Karl Marx, Friederich Engels, Charles Darwin, todos los exponentes del ateísmo y enemigos de Dios estarán avergonzados de su necedad en la tierra por decir en su corazón “No hay Dios” (Sal.14:1)

El Señor les dirá: “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.” (Mt.25:41) Pero antes que se vayan confesaran que Jesús es el Señor para la gloria de Dios padre.

¡Oh, no quieras estar en esa situación querido amigo! hoy está cerca de ti el salvador, invócalo, llámalo a tu vida, arrepiéntete, confiésalo como el Señor de tu vida, el te perdonará. Que el Espíritu Santo quite tu orgullo y reconoce que eres un pecador delante de un Dios tres veces Santo. La única carretera al cielo es la Fe en Jesucristo.

No cambies lo que dice la Biblia para que no cambie tu destino

“…los indoctos e inconstantes tuercen… las otras Escrituras, para su propia perdición.” 2 Pedro 3:16b

Todos aquellos que creemos en la suficiencia, infalibilidad e inspiración de las escrituras, estaremos de acuerdo que “los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2P.1:21) Por lo tanto se establece a lo escrito en la Biblia como Palabra de Dios.

Es llamativo, que sin embargo haya personas que quieran corromper abiertamente y exponerse como enemigos de Dios al torcer las escrituras.

Muchas sectas alrededor de los siglos hasta hoy, proclaman su verdad en cuanto a revelación.

Desde los Gnósticos en los tiempos de los apóstoles, pasando por Arrio, la tradición católica y sectas como el mormonismo o los testigos de Jehová han torcido enseñanzas como la deidad de Cristo, la trinidad, la salvación por fe, etc.

Pero no se limita a estos únicamente, dentro del pueblo cristiano hay personas que tuercen las escrituras para solventar sus pecados. Ejemplo:

Una joven tiene la intención de casarse con otro joven, pero el mismo no es cristiano. Un amigo suyo le advierte con 2Co.6:14. Pero ella dice: “Dios me dijo que case con él para así llevarlo a Cristo”

Otro:

Una persona codiciosa enseña a otros que como creyentes se tiene el “derecho” a ser “prósperos y ricos materialmente”. Su filosofía es: “El dinero no es malo, el problema es el amor al dinero”. Nunca se pone a pensar que el podría ser culpable de amar al dinero y que la manera en que se relaciona con el mismo, dice mucho de la condición de su corazón. (1Ti.6:3-5)

Deja que el Espíritu Santo te redarguya de justicia, pecado y juicio. Que las escrituras te cambien a vos, no vos a las escrituras. Es tu destino eterno.