“La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.” G. K. Chesterton (Escritor Inglés)

Ceguera-cristianismo-lavado-cerebro-mentiraMuchos escépticos piensan que el cristianismo es para gente que no quiere pensar. A esto sumado que muchos llamados cristianos a menudo se caracterizan como personas que creen lo que dicen en la iglesia, el pastor, el cura, la tradición o simplemente la familia. La fe es considerada como algo que uno cree ciegamente, sin pruebas. Sin embargo, este punto de vista no representa el cristianismo bíblico.

Contrario, a lo que muchos escépticos creen, la Biblia desafía a sus lectores a probarla y llegar a una conclusión razonable. No son los cristianos que creen a ciegas, y los que enseñan que la verdad puede ser conocida a través de otras maneras conducen al engaño y crean individuos susceptibles a la conversión por las sectas.

Las siguientes son las pintorescas palabras de un frustrado buscador espiritual. Al final se revelara su identidad y lo que ocurrió posteriormente con él.

“Así es que si quiero evitar el infierno, se supone que tenga que creer que una serpiente hablo con Eva, que Dios embarazo una virgen, que una ballena se trago un profeta, que el mar rojo se dividió, y toda otras clases de cosas locas. Pues bien, si Dios me quiere tanto… ¿Por qué permite que creer en el sea tan… imposible?… Me parece que un Dios todo poderoso haría un mejor trabajo que un evangelista al convencer a las personas de su existencia… Que solo lo escriba en el cielo, en letras bien grandes: “Aquí esta tu prueba Ed. ¡Cree en mi o vete al infierno! Sinceramente, el Todopoderoso”.

La respuesta es que Dios ya hizo algo semejante. El Salmo 19:1 dice: “Los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos”. A decir verdad, esta escrito a través de los cielos tan vividamente que cada vez más científicos que buscan las estrellas se están volviendo cristianos.

El gran cosmólogo Allan Sandage, quien gano la versión de astronomía del Premio Nobel, concluyo que Dios es “la explicación para los milagros de la existencia” Sir Arthur Eddington asimismo dijo: “El principio parece presentar dificultades insalvables a menos que acordemos considerarlo como un evento francamente sobrenatural”.

Sir fred Hoyle  inventor de la teoría cosmología del estado estacionario del universo para evitar la existencia de Dios, finalmente se volvió un creyente en un Diseñador Inteligente del universo. El astrofísico Hugh Ross, dijo que la evidencia científica e histórica “enraizó profundamente mi confianza en la veracidad de la Biblia”. León Lederman afirmo sobre el origen del universo que “Dios sabe lo que pasó en el principio de los tiempos”

Aun cuando Albert Einstein fue confrontado a la cruda realidad  de que el universo, de hecho, tuvo un principio, dijo: “Quiero saber cómo Dios creó este mundo… Quiero conocer Sus pensamientos; el resto, son detalles”.

Estos son solo algunos de los científicos que consideraron adecuado la explicación de un Diseñador Inteligente, sin mencionar a Kepler, Newton, Boyle,  Michael Faraday, Lord Kelvin, Leonard Euler, Louis Pasteur, Heisemberg, Ampere, etc y etc.

Y me gusta lo que lo que el físico y matemático Robert Griffiths dijo: “Si necesitamos un ateo para un debate, voy al departamento de filosofía. El departamento de física no es de mucha utilidad”.

Las pregunta son obvias, ¿acaso todos estos grandes científicos, considerados así popularmente, se suicidaron intelectualmente por creer en un creador? Muchos de ellos, ¿se les lavo el cerebro para hacerse cristianos? ¿O todas las evidencias que recolectaron en el camino los condujeron hacia una fe personal con Jesucristo?

Ernest Hemingway  solía decir que “todos los pensador son ateos” se equivoco. Se le olvido que grandes pensadores como Pascal, Descartes, Leibniz, Bacon, Goethe, Kant, Hegel, Locke eran creyentes. Además de otros grandes escritores como Shakespeare, Cervantes, Tolstoi, Dostoyevski, Lewis, Chesterton, etc.

Es cierto que en las sectas hay a menudo una especie de control coercitivo o “lavado de cerebro”. Aquí suele pasar que la organización religiosa piense por sus miembros, diciéndoles qué hay que creer, que hay que hacer, y emplea incorrectamente la Biblia, a la cual le suman otros materiales para apoyar su posición. En vez de animar a la persona a investigar acerca de las bases de su fe e incentivar a que tenga una relación personal con Dios. Asimismo se enfatiza desmesuradamente en los sentimientos –sentimentalismo- y si alguien se sale del sistema el “terrorismo” espiritual es otra arma con la que las sectas se suelen manejar.

Soren Kierkergard supo decir que a fin de cuentas la fe en el cristianismo era dar “un salto en la oscuridad” Una clase de fe ciega. ¡Pero nada esta más lejos que esto!

La Biblia dice: “Sométanlo todo a prueba, aférrense a lo bueno”. Contrariamente a lo que muchos no creyentes piensan que la Biblia enseña la fe ciega. De hecho, la Biblia realmente dice a los creyentes sométanlo todo a prueba (1 Tesalonicenses 5:21). Ningún otro libro “santo” recomienda a sus lectores poner a prueba lo que realmente dice. La Biblia puede hacer tal declaración porque pasa las pruebas de la veracidad, lo que ningún otro libro “santo” puede.

Un ejemplo práctico lo vemos en un grupo de creyentes “Nobles” o sea, ilustrados, cultos. Que se encontraban en la región de Berea dentro de la zona de Macedonia. Allí Pablo de Tarso pasó predicando el evangelio, pero estos no se rehusaron a un “fe ciega” sino que “escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así.” Hechos 17:11

Josh McDowell, un ex ateo convertido al cristianismo nos dice en su libro Evidencias que exigen un veredicto: “En cuanto a mi el cristianismo no fue “un salto a la oscuridad”, sino “un salto a la luz”. Tome la evidencia que pude reunir y la puse en la balanza. La balanza señalo en dirección de Cristo como Hijo de Dios y resucitado de entre los muertos. Se inclinaba de manera tan notoria hacia Cristo, que cuando llegue a ser cristiano fue “un salto hacia la luz” mas bien que “un salto hacia las tinieblas”.

La Biblia anima a la gente a usar sus mentes. De hecho, la Biblia dice que Dios creó a los seres humanos y los dotó de una mente para que se utilice. La Biblia Anima a las Personas a Adquirir Conocimientos. “La mente del prudente adquiere conocimiento, y el oído de los sabios busca la ciencia”. (Proverbios 18:15) El libro de Proverbios en el Antiguo Testamento ofrece consejos prácticos para vivir, criar a los hijos, y tomar buenas decisiones frente a las malas decisiones. Daniel, uno de los mayores ejemplos de fe, que tuvo una vida de oración increíble, era también un hombre de gran conocimiento e inteligencia, y utiliza esta habilidad para dar testimonio a Nabucodonosor, rey de Babilonia. Salomón, en sus oraciones a Dios, pidió sabiduría y conocimiento, y así le fue dada.

Jesús enseño: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente.” (Mateo 22:37)  Jesús extendió el primero de los diez mandamientos a amar al Señor, no sólo con nuestros corazones y almas, sino también con nuestras mentes. Jesús enseñó casi siempre con parábolas y ejemplos. Él hizo esto específicamente para que la gente piense acerca de lo que estaba diciendo. De hecho, en muchos casos, Jesús pregunta a la gente lo que pensaban de lo que decía. Cuando Jesús resucitó de entre los muertos, él explicaba las Escrituras a sus discípulos y les “abrió la mente” para que pudieran ver cómo Él cumplió la profecía mesiánica.

Finalmente, la Biblia enseña una fe razonable, confianza basada en la capacidad de conocer y entender y refinado a través de pruebas. Ninguna otra religión tiene tantas pruebas y peso de evidencia como el Cristianismo. Es fe razonable. La fe en el sentido cristiano, va más allá de lo que es netamente racional filosóficamente hablando, pero no va en contra de la razón. Fe es la certidumbre del corazón en lo adecuado de la evidencia.

Los cristianos son animados a usar sus mentes en todos los aspectos de la vida, incluyendo nuestra vida espiritual. Dios valora la veracidad en un alto grado y quiere que sepamos la verdad sobre su creación, sobre la naturaleza de su ser y sobre Su Palabra. En última instancia, Dios quiere que todos lleguen al conocimiento de la verdad de la salvación por medio de Jesucristo, para que puedan pasar la eternidad con Él en su Reino.

¿Recuerdas al escritor de la carta del principio? ¿Qué ocurrió con él? Primero, su nombre es Edward Boyde, el cual hizo ese comentario a su hijo, el filosofo cristiano Gregory Boyd, mientras intercambiaban una serie de cartas en las que debatían la evidencia del cristianismo. En 1992, después de pesar la evidencia, el ex escéptico Edward Boyde decidió volverse un seguidor de Jesús.

Anuncios

Un comentario en “Respuesta a: ¿Ser cristiano no constituye un suicidio intelectual? Acaso ¿un lavado cerebral?

  1. Es excelente y me encantó el argumento, Dios permita que muchos escépticos puedan leelo, Dios le siga usando y llenando de Sabiduria , reciba mis felicitaciones de su hermano en Cristo Ivan Flores Santana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s