Los testigos de Jehová son famosos por qué no permiten la práctica de transfusión de sangre, ellos prefieren que se mueran sus hijos, sus parientes antes de donar sangre.

Esta Teología falsa de esta denominación le ha costado la vida a miles de personas en el mundo, que estando en estado de coma no pudieron recibir una transfusión de sangre por motivos doctrinales que no van ni con Dios, ni con la biblia.

Convengamos que la Interpretación de su “biblia” esta acomodada a su manera. Hay más de 350 errores doctrinales dentro de ese escrito.

Para ellos el ser humano no tiene alma. El cuerpo es el alma. Pablo escribe lo contrario. Remarcando cada parte de nuestro ser.

1 tesalonicenses 5:23
“Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”

Niegan la existencia del alma, y cuando la persona muere la vida se acaba y no hay ningún lugar donde ir. “El testigo de Jehová va al paraíso, y el incrédulo duerme eternamente” –Mentira – Jesús dijo lo contrario.

Mateo 10:28
“Y no temáis a los que matan el cuerpo, mas el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno.”

Cosas que no creen:

1) infierno
2) Cristo no es Dios (solo hijo de Dios y arcángel miguel – blasfemia)
3) Deidad del espíritu santo
4) Cristo no vuelve ni habrá arrebatamiento. (Según las fechas que dieron sus “profetas” Cristo ya vino y está gobernando)

Sobre la transfusión de sangre se basan en estos versículos:

Levítico 17:11
“Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona.”

Ese mismo versículo denuncia su falsa doctrina, el poder de la sangre es de expiar, o sea quitar del medio al pecado para expiar el alma.

Levítico 17:12
“Por tanto, he dicho a los hijos de Israel: Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que mora entre vosotros comerá sangre.”

Claramente habla de la prohibición de injerir alimentos con sangre de animales al pueblo de Israel. ¿Tiene que ver esto con la transfusión de sangre? Absolutamente NO

Ellos entienden que en el momento que alguien le transfiere sangre a otra persona, está tomando el lugar de Dios dándole vida al otro. Y el lugar de Dios no debe ser atribuido por nadie.

Sin embargo Jesús dijo:

Juan 15:13
“Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.”

Si la vida está en la sangre, entonces negarle vida a una persona seria un pecado. Y no al revés

No hay ningún justificativo doctrinal para prohibir la transfusión de sangre.

Nosotros somos salvos mediante una transfusión de sangre espiritual. La sangre quedo corrompida en el momento del pecado de Adán. Pero cuando Jesús derramo su sangre, al arrepentirnos y creer, nuestra sangre quedo pura y por eso nacimos de nuevo. La doctrina de ellos posibilita que miles de personas se mueran pudiendo ser salvas o por lo menos que vivan un poco más de tiempo.

La ignorancia ciega. Y sin dudas también mata.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s