Madurez espiritual por medio de la DISCIPLINA

DisciplinaEn épocas de cosas instantáneas como el café y flan instantáneo, etc., muchos creyentes desean la madurez instantánea. El apóstol Pablo compartió la clave hacia la madurez con su discípulo, el joven Timoteo. En 1 Timoteo 4:7 leemos:

Desecha las fábulas profanas y de viejas. Ejercítate para la piedad

Ejercítate para la piedad. Literalmente este versículo nos dice que nos alineemos con Dios. Esto nos habla de una estructura, un estilo de vida diario organizado que conduce día tras día hacia la madurez.

Todo ejercicio requiere disciplina. La palabra “disciplina“, significa trabajo y esfuerzo diario. Pablo usó una palabra atlética de donde nosotros obtenemos la palabra “gimnasio”. Al igual que no existen atletas instantáneos, tampoco existe la madurez instantánea. Del mismo modo que existen frutos como resultado de la disciplina en la vida de un atleta, numeroso son los frutos de la vida cristiana disciplinada. Cosas comienzan a ocurrir. Cambios hermosos ocurren y Jesucristo comienza el proceso de moldearnos a Su imagen.

Es un gozo saber que no tendrás que hacerlo a solas. Es más, no puedes hacerlo en y por ti mismo. Solamente el Espíritu de Dios podrá hacer que tengas éxito en esta empresa.

La Verdad revelada

+

La obediencia disciplinada

+

El poder del Espíritu Santo en Ti

=

EL CRECIMIENTO EN LA PIEDAD Y LA MADUREZ

“porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Filipenses 2:13

Dios nos ha dado una capacidad asombrosa la cual llamamos “habito”. Entregándole a Cristo hábito tras hábito, nuestra vida es moldeada hacia el crecimiento y la madurez.

El Dr. Jay Adams hace un comentario en su panfleto La piedad por medio de la Disciplina, que es de mucho valor: “Generalmente lleva por lo menos 3 (tres) semanas de un esfuerzo diario adecuado para sentirte cómodo realizando una nueva practica. Lleva más o menos otras 3 (tres) el apropiarte tal práctica. Muchos creyentes abandonan después de 3 días.” Un nuevo estilo de vida puede formarse en 6 (seis) semanas. Nosotros utilizaremos 9 (nueve). ¡Piensa en las posibilidades!

Un último pensamiento. Uno de los mayores obstáculos para disciplinarnos es la esclavitud a nuestra “vieja naturaleza”. Muchos no tienen éxito en disciplinarse porque son esclavos de sus sentimientos. Muchas veces no tendrás ganas de nada y tendrás que escoger: obedecer a tus sentimientos o actuar en contra de ellos. Solo la persona que actúa en obediencia a lo que se requiere de él, tenga ganas o no, será exitosa en la adquisición de las disciplinas necesarias para el crecimiento espiritual. La disciplina demanda esfuerzo, pero ¡devuelve cuantiosos beneficios!

Las acciones correctas producen sentimientos correctos. Santiago 1:25 dice “Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.”